Información sobre vivienda y economía

Abanca se alía con Pensium para que los mayores paguen una residencia con el alquiler de su vivienda

Abanca
Abanca
Autor: Redacción

Abanca ha alcanzado un acuerdo con Pensium a través del cual pone a disposición de sus clientes una solución para sufragar el coste de una plaza en un centro geriátrico mediante el alquiler de la vivienda. Así, la entidad financiera amplía la oferta de su programa 'Vive la Vida', dirigido al colectivo de personas mayores, con este nuevo servicio enfocado a atender necesidades derivadas de la dependencia.

La solución impulsada por Pensium, que gestiona todos sus alquileres con Rentger (el software de gestión integral del alquiler de idealista) rentabiliza mediante el alquiler la vivienda de la persona dependiente para que pueda complementar sus ingresos y, de esta forma, sufragar el coste de una plaza en un centro geriátrico.

El nuevo sistema de financiación se dirige especialmente a personas mayores de 75 años con vivienda en propiedad que, por su grado de dependencia, requieren de ayuda para las tareas habituales de su día a día.

Mediante esta fórmula, la persona mayor cede a Pensium la gestión del alquiler de su vivienda y, a cambio, éste le anticipa el importe necesario para cubrir el gasto de su asistencia geriátrica (hasta el doble del alquiler mensual).

Así, reivindica Abanca, "la familia puede cubrir el coste de una residencia sin gastar sus ahorros ni poner en riesgo la propiedad de la vivienda del mayor". "En caso de que sea necesario, pueden financiar también reformas en el inmueble a alquilar, así como los seguros", apunta.

El nuevo servicio, personalizado para cada cliente, ya está disponible en la red de oficinas y web de Abanca. Tras su contratación, la persona mayor dependiente tiene, según destaca, "garantizadas hasta diez años, con los alquileres presentes y futuros, las aportaciones necesarias para completar el pago del centro gerontológico, aunque en algún momento no haya inquilinos en su vivienda".

Además, asegura que la familia o los herederos pueden cancelar el programa en cualquier momento, liquidando la deuda pendiente.