Información sobre vivienda y economía

Trucos para pintar la casa como un profesional: la importancia de elegir el color correcto

Photo by andrew jay en Unsplash
Photo by andrew jay en Unsplash
Autor: Redacción

Cuando buscamos dar un nuevo aspecto a la casa o a una habitación, lo primero que nos viene a la mente es un nuevo cuadro, y esto ocurre por varias razones: es el trabajo que presenta el resultado más rápido y también es uno de los trabajos de remodelación más económicos que se pueden hacer. La verdad es que, con un poco de color, es posible obtener resultados fantásticos e inmediatos.

Con la ayuda de MELOM, empresa especializada en la reforma de inmuebles, te mostramos algunos trucos que sin duda te ayudarán a elegir el color adecuado para las paredes de su casa. Pero antes de eso, hay cuidados a los que hay que prestar atención.

Cuidado antes de pintar

Pintar paredes puede, a primera vista, parecer un proyecto bastante simple de ejecutar, pero no nos engañemos: además de la paciencia y el esfuerzo físico, la actividad de pintar paredes tiene "algo de ciencia" y requiere cierto cuidado antes de proceder con la obra en sí.

El primer trabajo a realizar es corregir todas las imperfecciones que existen, este primer paso es sumamente importante para que tengamos un resultado final perfecto, siendo importante tener en cuenta que ninguna pintura camuflará grietas, agujeros o problemas de humedad si no se tratan adecuadamente.

Raw Pixel en Unsplash
Raw Pixel en Unsplash

Si la pared que vas a pintar tiene agujeros o pequeñas grietas, lo primero que hay que hacer es rellenarlas con pasta, hasta que con la pasada de una lija se hagan imperceptibles. Es importante en este proceso respetar el tiempo de secado de la masa para que el resultado sea el mejor posible.

Si la pared está en muy mal estado puede ser necesario reemplazar el yeso, lo que ocurre muy a menudo cuando persisten los problemas de humedad. Después de que todas las imperfecciones hayan sido corregidas es hora de empezar a dar a la superficie un nuevo color. Para ello es aconsejable aplicar una capa de imprimación de látex con un rodillo (se debe utilizar una brocha para los acabados en los bordes de las paredes), es importante que la aplicación se haga en tiras cruzadas, tratando de unir las juntas entre cada pasada.

Si hay problemas de humedad u hongos, es vital limpiar la superficie adecuadamente. Hay productos específicos en el mercado para estas dos patologías, si este problema está muy presente se puede considerar el uso de una pintura plástica y antimoho. Ahora nuestra superficie está lista para recibir su nuevo color.

Elección del color

El proceso de elegir un nuevo color no es tan simple como podría parecer. Además de ser la base y el elemento decorativo con mayor presencia en una habitación, se ha demostrado que los colores tienen el poder de estimular nuestro cerebro de varias maneras y ejercer una influencia en las personas que se encuentran en una determinada habitación y pueden transmitir sensaciones como el bienestar, la inquietud, el nerviosismo, la calma o la alegría.

También puede ayudar a oscurecer o aclarar un espacio. Por lo tanto, en casa, es esencial que los colores de las paredes tengan en cuenta, además de los gustos personales de los residentes, la sensación que queremos que se transmita en esa habitación. Por ejemplo, siguiendo la psicología de los colores es aconsejable que en los espacios donde se quiera estimular la concentración, se opte por los tonos azules ya que es el tono que fomenta la productividad. Además, es un tono que, incluso aplicado en grandes áreas, no llega a ser agotador, dando siempre la sensación de limpieza..

Photo by Sven Brandsma en Unsplash
Photo by Sven Brandsma en Unsplash

Una de las tonalidades más elegidas en todos los hogares es sin duda el blanco, que se asocia inequívocamente con valores de paz, claridad, tranquilidad y sobre todo neutralidad. Sin embargo, es un color que también transmite algo de frío, por lo que la combinación con un color más cálido puede funcionar muy bien cuando queremos, por ejemplo, la sensación de confort térmico.

Photo by Samantha Gades en Unsplash
Photo by Samantha Gades en Unsplash

El rojo, aunque es un color cálido y transmite energía y glamour, cuando se usa en exceso puede causar nerviosismo, por lo que debe usarse con precaución.

Photo by freestocks en Unsplash
Photo by freestocks en Unsplash