Información sobre vivienda y economía

"Pedimos ayudas al alquiler para que la renta suponga un 30% del salario y no el 48% por el covid"

Autor: Redacción

El desarrollo de un parque de viviendas en alquiler en España es esencial para mejorar la accesibilidad a jóvenes y colectivos vulnerables, máxime tras la pandemia provocada por el covid-19. Beatriz Toribio, directora general de Asval (asociación que defiende los derechos de los propietarios de viviendas en régimen de alquiler), pide al Gobierno ayudas directas por importe de 750 millones de euros para ayudar a unas 350.000 familias que están destinando un 48% de su sueldo al pago del alquiler.

Durante unas jornadas organizadas por el Colegio de Economistas de Madrid denominadas “Buscando soluciones al problema de la vivienda”, Toribio ha indicado que tras la crisis económica provocada por el covid-19 hay unas 350.000 familias vulnerables que destinan un 48% de su salario para pagar el alquiler, una cifra que podría bajarse al 30% con ayudas directas por un importe total de 750 millones de euros. Con estas ayudas el inquilino recibiría unos 2.038 euros al año para reducir el esfuerzo financiero.

No obstante, Toribio recalca que las ayudas directas las recibiría el propietario y no el inquilino para evitar el fraude, al igual que ha hecho el Gobierno con la creación de los créditos ICO. Aunque en este caso, estos créditos no están despertando el interés de los inquilinos porque “no deja de ser un endeudamiento para el inquilino”.

El Gobierno aprobó el 11 de abril una orden ministerial que regula las ayudas al alquiler destinadas a los inquilinos afectados por la crisis del coronavirus. Los arrendatarios en situación de vulnerabilidad con derecho a estos préstamos percibirán hasta 5.400 euros (900 euros al mes) en forma de microcrédito avalado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) a pagar en seis años, ampliables a diez. Aunque Asval considera que estas medidas son una buena iniciativa para hacer frente a la situación actual, muchos inquilinos están renunciando a solicitar los avales del ICO al alquiler, puesto que no quieren incrementar sus niveles de endeudamiento en una situación de reducción de ingresos por la pérdida de sus empleos.

El frenazo de la economía, como consecuencia del estado de alarma, ha triplicado los impagos del alquiler. Tras la aplicación de las medidas por la pandemia, que han paralizado la economía y han obligado a un importante número de empresas a poner en marcha un ERTE, se ha producido un incremento de la morosidad en el alquiler del 5% al 15%.

Los expertos que han participado en esta mesa redonda (Beatriz Toribio, Joaquín López- Chicheri, consejero delegado de Vitruvio; Itziar Mendizábal, de PWC, y Juan José Perucho, director general de Grupo Ibosa) coinciden en señalar que es vital aumentar el parque de vivienda en alquiler asequible y para ello es necesario mejorar la protección de la propiedad privada con mecanismos legales para evitar la ocupación ilegal y mejorar la protección de los propietarios ante el impago de las rentas y desperfectos.

Durante la conferencia, moderada por Julián Salcedo Gómez, presidente del Foro de Economistas Inmobiliarios, Itziar Mendizábal, que lidera el grupo inmobiliario en PWC y consejera independiente de Grupo Lar Iberia, asegura en este sentido que “en la medida que se da seguridad a los propietarios esto redunda en una mayor oferta y tranquilidad en el sector”.

Por otro lado, los expertos piden incentivos fiscales para propietarios e inquilinos que ayuden a reactivar el mercado del alquiler. Por ejemplo, piden bonificaciones fiscales a propietarios para que pongan alquileres a precio reducido o bonificaciones a determinados colectivos como a jóvenes o a familias vulnerables. Además, también piden reducciones en el IVA para los arrendadores ya que supone un 13% de gasto más.

Por último, Itzíar Mendizábal recuerda que la desaparición de la desgravación por compra de vivienda habitual ha supuesto una desincentivación de la compra de casa. Y en nuestro país hay una demanda de vivienda creciente: se prevé una demanda de más de 108.000 viviendas al año.