Información sobre vivienda y economía

El Museo del Prado crece: así será la ampliación del Salón de Reinos

Autor: Cuántico Visual (colaborador de idealista news)

El Salón de Reinos fue, en tiempos de Felipe IV, el lugar en el que se guardaban las mejores obras de arte de la Corte. Cumplía la función de salón del trono cuando se decidió hacer del Buen Retiro un verdadero palacio y le debe su nombre a los escudos de los 24 reinos que conformaban el Imperio español pintados en sus paredes.

Durante su época de grandeza, sirvió de improvisado ‘taller’ a genios de la talla de Diego de Velázquez y cobijó algunas de las obras más celebradas del artista como ‘Felipe IV, a caballo’, exhibidas hoy en el Museo del Prado.

El Salón de Reinos, y el de Fiestas (actual Casón del Buen Retiro) fueron de los pocos edificios del palacio que sobrevivieron a los ataques franceses durante la invasión, entre 1808 y 1814.

Concluida la Guerra de la Independencia, el edificio sufrió varias transformaciones hasta convertirse durante más de 150 años en Museo del Ejército. En 2005 se decidió trasladar la muestra militar al Alcázar de Toledo y se programó su rehabilitación.

Paralizada durante años, parece que la reforma del Salón de Reinos ha tomado nuevo aire gracias a un proyecto conjunto de los arquitectos Norman Foster y Carlos Rubio, ganadores de un concurso público que pretendía reconvertir la antigua sede del museo castrense en la nueva ampliación del Prado.

El proyecto, bautizado como ‘Traza Oculta’, pretende recuperar partes del palacio original que quedaron ocultas con las sucesivas reformas –según ha explicado Carlos Rubio en una entrevista con idealista/news– y contará con un presupuesto de cerca de 2 millones de euros. Las obras podrían iniciarse con motivo del bicentenario de la pinacoteca, en 2019.

El nuevo Salón de Reinos del Museo del Prado supondrá la ampliación de la pinacoteca en 5.700 m2, de los que casi 2.600 serán de superficie expositiva, y que, en palabras de Rubio, plantea una ambiciosa “estrategia de apertura del museo, que invite al ciudadano o al turista a cruzarlo sin necesidad de pagar una entrada”.