Información sobre vivienda y economía

Previsión IPC 2019: qué podemos esperar de los precios este año

Autor: Redacción

El IPC cerró 2018 en el 1,2% en tasa anual y con una media del ejercicio del 1,7%. ¿Y qué podemos esperar de para 2019? No se esperan grandes sorpresas. 

En abril se ha situado en el 1,5%, según el INE, siendo el dato más alto en lo que llevamos de año. Y, aunque el IPC está evolucionando de menos a más, los expertos prevén que a lo largo del año el índice se mantenga estable y pendiente de lo que suceda con el precio del petróleo, uno de los factores clave en su evolución. Las previsiones sitúan la tasa media en una horquilla de entre el 1,1% y el 1,8%.

Para el equipo de análisis de Bankinter, la inflación podría situarse este año en la horquilla 1,3%-1,8%, siendo el 1,6% su escenario central. “El comienzo de 2019 estará nuevamente condicionado por el efecto base de los precios de la energía y especialmente del petróleo, que acumuló un cierre de año 2018 muy negativo”, sostiene la entidad. 

Como recuerda la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), “el precio del petróleo cayó un 12% en diciembre de 2018, hasta situarse 56 dólares/barril, por lo que se ha modificado la hipótesis de partida del escenario central de previsiones, que ahora sitúa el crudo en 65 dólares”. Teniendo en cuenta estas cifras, su previsión se reduce hasta el 1,1%, mientras que la estimación para la interanual de diciembre se sitúa en el 1,7%, ya que “en ese mes se cancelaría el efecto escalón que ha tenido lugar en diciembre de 2018”.

El Banco de España está en línea con esos pronósticos y ve el IPC en una media anual del 1,6%, estable por tanto respecto al pasado ejercicio. 

¿Y esto es mucho o poco? Recordemos que a principios de 2017 llegó a situarse por encima del 3%, unos niveles que no veían desde 2012. No obstante, claramente ha dejado atrás el terreno negativo en el que estuvo prácticamente tres años (entre 2014 y 2016, con la excepción de algunos meses). Como anécdota, recordar que hace cuatro décadas, justo recién estrenada la democracia, la inflación se encontraba por encima del 26%, en línea con los elevados tipos de interés.

Actualmente, el precio del dinero está en mínimos históricos del 0,0% y el nivel de inflación considerado sano por el Banco Central Europeo (BCE) es cerca del 2%, pero por debajo de dicho nivel. Pero las últimas estimaciones de la máxima autoridad monetaria y financiera de la eurozona han sufrido una revisión a la baja. Si en diciembre esperaba una inflación del 1,6% para este año, del 1,7% para 2020 y del 1,8% en 2021, ahora prevé un 1,2%, un 1,5% y un 1,6%, respectivamente.