Información sobre vivienda y economía

Por llevar el coche sucio o conducir en albornoz: las multas de tráfico más surrealistas del mundo

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

Las normas de tráfico que existen alrededor del mundo son de lo más variadas y, en algunos casos, de lo más surrealista.

Mientras los conductores en España se enfrentan a multas de hasta 200 euros y a la pérdida de puntos por conducir sin camiseta, descalzos, con chanclas o con unos zapatos de tacón muy alto; por beber líquido al volante o lavar el coche en la calle, en otros países te pueden sancionar por llevar el coche sucio, hacer ruido al cerrar la puerta del vehículo, por conducir en albornoz o por arrancar sin cerciorarse antes de que no hay niños jugando debajo del automóvil.

Así lo recoge un estudio de Carwow, la ‘startup’ especializada en la venta online de vehículos, que resume algunas de las normas más disparatadas que hay alrededor del mundo.

“Las normas de circulación vial no sólo pueden variar radicalmente en función de la región del planeta, sino que, en ocasiones, también están expuestas a la valoración subjetiva de los agentes de tráfico encargados de que se cumplan correctamente. No obstante, algunas de estas reglas nos podrían parecer absurdas dependiendo del país donde nos encontremos”, explica la compañía.

En Alemania, por ejemplo, los conductores se exponen a unas multas elevadas e incluso a la detracción de puntos por las expresiones de insulto al volante, como por ejemplo levantar el dedo medio a otro conductor o un viandante, aunque tienen permitido conducir desnudos, siempre que no se vean sus partes íntimas. En cambio, en Tailandia está expresamente reflejado en el código de circulación que nadie, ya sea hombre o mujer, pueda conducir con el torso desnudo, independientemente de cómo se desplace (la restricción afecta al coche, a la motocicleta y también al tuc-tuc). En España también se multa en la práctica por conducir sin ropa, aunque en todo el código de circulación español no hay ningún apartado que diga estrictamente que esté prohibido.

“Que en el reglamento no se exprese de forma explícita, no significa que un policía o guardia civil en el ejercicio de su función, si ve que hay un riesgo que puede afectar a la conducción tu forma de vestir, pueden multarte. Se considera que conducir sin camiseta, en chanclas o descalzo, puede provocarte molestias y que por lo tanto no se esté conduciendo con la suficiente comodidad y atención.Y ahí estaría la base legal para que un agente te pueda multar”, aclaran desde Carwow.

También encontramos normas viales extrañas en Japón, donde incluso puedes ir a la cárcel si salpicas a un peatón que circule por la acera (una multa muy frecuente en las épocas más lluviosas del año), mientras que en Rusia te pueden sancionar por llevar el coche sucio, aunque con un motivo. Como recuerda el estudio, “Rusia es un país muy extenso y hay diversas zonas con un clima muy extremo y suele levantarse mucho polvo y barro que puede cubrir los coches por completo dificultando mucho la visibilidad en el interior y en el exterior del coche, incluida la visibilidad de sus matrículas”. En el caso de España, es necesario llevar la matrícula lo suficientemente limpia para que pueda leerse, o no muy desgastada. En caso contrario, el conductor podría enfrentarse a una multa.

En Dinamarca es obligatorio revisar que no haya niños jugando debajo del vehículo antes de arrancar y Suiza es el único país del planeta donde los conductores pueden ser sancionados si hacen mucho ruido al cerrar la puerta del coche.

Suma y sigue, porque en Francia es obligatorio que los conductores lleven en el interior de su vehículo un alcoholímetro de usar y tirar, para que puedan hacerse ellos mismos la prueba para medir la tasa de alcohol, aunque la multa por saltarse esta norma es de cero euros. Hasta 2013, la sanción rondaba los 30 euros, aunque desde entonces no conlleva una penalización económica. En España, en cambio, ni siquiera es obligatorio llevar un juego de bombillas de repuesto ni unas segundas gafas si el conductor tiene problemas de visión.

Otro país europeo donde encontramos un ejemplo curioso es Chipre, donde está completamente prohibido comer y beber mientras el conductor está al volante. Ni siquiera está permitido beber agua. Así, es necesario parar el automóvil para poder beber. En España también está prohibido ingerir todo tipo de líquidos mientras se conduce, aunque la policía no suele multar si el conductor bebe agua.

Ahora cruzamos el Atlántico para encontrar otras normas de tráfico de surrealistas y la parada en EEUU es obligada. En Florida, por ejemplo, no se puede aparcar un elefante en una zona de pago y en California está prohibido conducir con albornoz dentro de un coche, mientras que en Denver está permitido conducir un coche negro los domingos y en Arkansas no se puede tocar el claxon a partir de las 21.00 horas, salvo por casos de emergencia. Siguiendo el hilo surrealista, otras ciudades norteamericanas prohíben circular con una venda puesta en los ojos o leer un comic mientras conduces.

En el caso de China, un ejemplo de estas normas viales extrañas lo protagoniza Pekín, donde el automóvil tiene preferencia sobre los peatones, lo que provoca que haya miles de atropellos al año.