Información sobre vivienda y economía

El euríbor vuelve a cambiar de tendencia y cierra febrero con caídas ante la inestabilidad del mercado

Autor: Redacción

El euríbor a 12 meses vuelve a cambiar la tendencia. A pesar de que arrancó el año con subidas, las turbulencias del mercado han lastrado al indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España. En febrero, de hecho, ha marcado una media mensual provisional del -0,285%, frente al -0,253% de enero.

A la espera de que el Banco de España confirme el cierre oficial, se trata del primer descenso que registra el indicador en los últimos cinco meses y tras tocar mínimos históricos en agosto en el -0,355%.

Entre los factores que explican este giro bajista está la inestabilidad que está provocando en los mercados el avance del coronavirus y el recorte de las previsiones económicas para la eurozona que están aplicando algunos de los pesos pesados de la inversión mundial. Por ejemplo, Bank of America Merrill Lynch calcula que la región crecerá este año un 0,6%, frente al 1% previo. Aunque todavía los expertos no se aventuran a hablar del impacto real que tendrá el virus, el peor escenario posible que manejan contempla un freno comercial a nivel global y una recesión económica.

En este escenario, y con las bolsas viviendo una de sus peores rachas desde que estalló la crisis económica y financiera, el mercado parece que está adelantando una reacción por parte del Banco Central Europeo (BCE). Al menos, que decida mantener los tipos de interés en mínimos históricos durante un tiempo más prolongado.

Y no podemos olvidar que el precio del dinero lleva instalado en el 0,0% desde principios de 2016, lo que acabó arrastrando al euríbor a 12 meses a terreno negativo. Y los expertos descartan que vuelva a situarse por encima del 0% como mínimo en 2022.

A corto plazo incluso no se pueden descartar más descensos del indicador. Al menos, las últimas jornadas del mes ha roto el nivel del -0,3%. 

La lectura más positiva de este escenario es que las cuotas de quienes tengan una hipoteca variable vinculada a la evolución del euríbor seguirán estables (podrían registrar leves caídas o subidas). Otra de las consecuencias, según los expertos, es que la tendencia de bajos tipos de interés podría impulsar la contratación de préstamos variables, en detrimento de sus rivales fijos, después de que estos cerraran 2019 con un récord histórico de formalizaciones.