Información sobre vivienda y economía

Consejos para intentar mejorar las condiciones al pedir una hipoteca

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Las condiciones de los préstamos pueden variar mucho y también influye en el resultado final la forma en la que negociemos con el banco. Por eso, es importante conocer cómo está el mercado hipotecario, tener preparada la documentación necesaria, asegurarse de cumplir con los requisitos mínimos que exigen los bancos y revisar detenidamente la letra pequeña de las ofertas para poder obtener la mejor hipoteca posible. Repasamos 10 consejos que te ayudarán a conseguirlo: 

Aprende sobre hipotecas

Todos sabemos qué es una hipoteca: un préstamo que el banco nos hace para comprar una casa. ¿Pero sabes de qué es el TIN, la TAE, el euríbor, el diferencial, o la diferencia entre una hipoteca a tipo fijo, variable o mixta? Pues antes de pedir una hipoteca deberías familiarizarte con estos términos, porque vas a tener que utilizarlos tanto a la hora de solicitar un préstamo como simplemente para comparar hipotecas y las condiciones que ofrecen los bancos. Puede ser tedioso, pero ordenar un poco estas ideas antes de pedir una hipoteca te será de gran ayuda.

Asegurarse de cumplir los requisitos

Otro de los aspectos que debemos tener en cuenta antes de pedir una hipoteca es cumplir los requisitos. Es decir, si nuestro perfil de prestatario (el que recibe el préstamo) se adecúa a las condiciones que la entidad bancaria pide para prestar el dinero.

Por lo general, los bancos buscan lo que se denomina perfiles solventes. Es decir, perfiles que les den garantías suficientes de que podrán devolverles el dinero sin problema. En este sentido, suele ser indispensable contar con una estabilidad laboral y económica suficiente. No obstante, también hay otros requisitos que los bancos pueden solicitar a la hora de conceder determinados productos hipotecarios. Por ejemplo, cierta edad, contar con un aval, determinadas condiciones en la vivienda que vamos a adquirir, etc.

Si nos aseguramos de cumplir con los requisitos que el banco pide para la hipoteca concreta que vamos a solicitar tendremos muchas más posibilidades de que nos la concedan.

Revisar detenidamente la letra pequeña

La “letra pequeña” es donde figuran todos los elementos como las comisiones por cancelación o novación, así como productos bonificados a la hipoteca (por ejemplo, un seguro). Una opción para evitar sorpresas posteriores es revisar esa “letra pequeña”. Para ello, nos pueden echar una mano los notarios, que nos ayudarán a comprender mejor todo lo que implica la firma del contrato de la hipoteca en cuestión y de forma gratuita. 

Preguntar todo lo que no se entienda

Uno de los mejores consejos que podemos seguir para mejorar las condiciones de nuestra hipoteca antes de su firma es preguntar todo lo que no entendemos. En este sentido, no debes conformarte con una explicación “por encima”.

Vas a firmar una hipoteca. De ese contrato dependerá tu vivienda y las cuotas que tendrás que pagar al banco durante los próximos 20 o 30 años. Asegúrate de haber entendido todo a la perfección y, si no es así, pregunta y vuelve a preguntar todas las veces que sea necesario. Es importante no dar nada por supuesto. No tengas miedo de ser pesado, piensa que el banco es el primer interesado en “vender” su hipoteca, así que tienes derecho a que te expliquen detenidamente todo aquello que no entiendas.

Negociar las condiciones de tu hipoteca

Aunque los bancos cuenten con productos hipotecarios definidos, esto no significa que no se puedan negociar algunas de sus condiciones. Naturalmente, tienes que ser realista a la hora de hacerlo. Pero, si algo no te termina de encajar, plantea la posibilidad de modificarlo, de cambiar aquellos términos con los que no estamos de acuerdo o que creemos que se podrían mejorar. Todo esto, obviamente, debemos hacerlo antes de firmar nada.

Escoger una vivienda atractiva para el banco

No es lo mismo pedir una hipoteca para comprar una vivienda en el centro de una gran ciudad que hacerlo para comprar una vivienda en una zona aislada y difícil de vender. Ten en cuenta que, en el caso de no pagar la hipoteca, la casa constituye la garantía que le permite al banco recuperar el dinero (o al menos parte de él).

Por ello, además de tener en cuenta la tasación de la vivienda, si el banco considera “atractiva” la casa que vamos a comprar, tendremos más posibilidades de que nos concedan la hipoteca que queremos.

Preparar toda la documentación necesaria

Tener toda la documentación necesaria para la firma de la hipoteca es indispensable para poder llevar a cabo la firma. En este sentido, es algo que vamos a tener que hacer antes o después. Así que mejor hacerlo antes. Además, cuanto antes completamos este proceso, más tiempo tenemos de revisar la documentación tantas veces como sea necesario.

Conocer la cantidad exacta de dinero que necesitas

Otro de los consejos para pedir una hipoteca es conocer la cantidad de dinero exacta que vamos a necesitar. Es decir, conocer el importe total del préstamo que necesitamos para completar el proceso de compra de la vivienda. En este sentido, es importante recordar que, por lo general, los bancos solo conceden el 80% del precio total de la vivienda, por lo que suele ser necesario que tengamos ahorros previos para poder acceder a la hipoteca y la casa. Además, también hay que contar con que tendremos que hacer frente a una serie de gastos adicionales, principalmente impuestos.

De este modo, si hemos calculado la cantidad total de dinero que vamos a necesitar, teniendo en cuenta los ahorros con los que contamos, podemos hacer una solicitud más concreta y precisa de dinero al banco. En este sentido, conocer la casa que te puedes permitir te ayudará mucho a escoger una vivienda acorde a tu situación financiera real.

Buscar una hipoteca que se adecúe a tus necesidades 

Una forma de mejorar las condiciones de una hipoteca es escoger una hipoteca que se adapte a nuestras características. Actualmente, la mayoría de bancos ofrecen una gama de productos hipotecarios muy amplia. ¿Qué significa esto? Que no todas las hipotecas son iguales, y que los bancos ofrecen productos específicos para cada perfil de solicitante. Por ejemplo, las denominadas hipotecas para jóvenes, que son hipotecas pensadas para menores de 35 años con unas condiciones específicas que se adecúan muy bien a este perfil.

Optar por este tipo de productos en lugar de hacerlo por hipotecas “genéricas” nos ayudará a obtener mejores condiciones en nuestra hipoteca.

Comparar hipotecas

Finalmente, otro de los consejos fundamentales cuando queremos mejorar las condiciones de una hipoteca antes de contratarla es comparar hipotecas. Con herramientas como el comparador de hipotecas de idealista podrás tener una perspectiva global del mercado hipotecario actual y filtrar los resultados, según tu perfil y tus preferencias. De este modo, ahorras tiempo y trabajo, ya que obtienes, en un solo clic, aquellos productos hipotecarios que se adaptan a tus características y necesidades como prestatario.

Compara las mejores hipotecas en idealista/hipotecas y resuelve tus dudas con nosotros de manera gratuita.