Información sobre vivienda y economía

El Índice Robin Hood o qué pasaría si los ricos repartieran todo su patrimonio entre los pobres

Autor: Redacción

La agencia Bloomberg, preguntándose qué pasaría si la mayor fortuna de cada país redistribuyera su riqueza entre sus compatriotas más desfavorecidos, se ha inventado el Índice Robin Hood. Sus conclusiones apuntan a que los chipriotas más pobres conseguirían más de 41.100 euros por persona, mientras que los suecos, casi 30.000; y los españoles, unos 5.600. El país peor parado del ranking es India, donde apenas lograrían unos 53 dólares.

Si la riqueza no estuviera concentrada en pocas manos, sino repartida entre todos, ¿sería el mundo un lugar mejor? Con este debate sobre la mesa, la prestigiosa agencia de noticias Bloomberg ha creado un nuevo índice al que ha bautizado Robin Hood, para medir cuánto se llevarían los ciudadanos más pobres de cada país si su compatriota más rico decidiera repartir con ellos su riqueza.

La agencia ha escogido 42 países muy diferentes, tanto en tamaño, como en modelo económico, población y nivel de pobreza, y sus referencias a la hora de calcular las fortunas, la riqueza per cápita y la cantidad de desfavorecidos han sido su propio índice Bloomberg Billionaires y el famoso informe World Factbook de la CIA.

El ranking que ha realizado nos deja sobre la mesa unas conclusiones un tanto curiosas:

Sin duda, los chipriotas con menos recursos serían los que más conseguirían si el magnate John Fredriksen decidiera compartir con ellos su patrimonio valorado en 15.000 millones de dólares (en euros, unos 13.431). Con todo ese dinero, cada pobre chirpriota tendría en su bolsillo unos 46.000 dólares (unos 41.100 euros), duplicando así el PIB per cápita medio del país.

Los siguientes mejor posicionados en el ranking son los suecos, que en el caso de que el fundador de Ikea, Ingvar Kamprad, repartiera sus 45.000 millones de dólares, se llevarían alrededor de 33.150 dólares (esto es, unos 30.000 euros).

En cambio, las personas desfavorecidas de Taiwán, Suiza, Austria y Hong Kong, se llevarían al bolsillo más de 20.000 dólares per cápita, mientras que las de  Irlanda, Singapur, Nueva Zelanda, Malasia, Georgia y República Checa conseguirían entre 12.400 y 19.820 dólares.

Según el índice, cada español sin recursos podría llevarse unos 6.320 dólares (en euros, 5.600) si Amancio Ortega, el fundador del gigante textil Inditex, compartiera con ellos su fortuna de 62.000 millones de dólares (55.500 millones de euros).

En línea con los españoles se encuentran los franceses, que conseguirían unos 6.032 dólares por persona si Liliane Bettencourt, capitana de la marca de cosméticos L’Oréal, donara sus 32.000 millones de dólares. En cambio, el reparto del patrimonio de Bill Gates, fundador de Microsoft y considerada la mayor fortuna del planeta (tiene 84.000 millones de dólares), apenas supondría una ayuda de 1.736 dólares para cada estadounidense en problemas económicos.

Su cifra es similar a la que lograrían, por ejemplo, los alemanes (1.665 dólares), los británicos (1.379), los italianos (1.287), los mexicanos (1.121 dólares) o los rusos (1.029 dólares), y está muy por encima de los cuatro países con los hipotéticos repartos más reducidos. Los pobres de India solo tocarían a 59 dólares por cabeza, mientras que los de Nigeria se llevarían 182 dólares; los de China, 234 y los de Indonesia, 286.