Información sobre vivienda y economía

Cómo aprovechar los 10 primeros minutos de tu jornada laboral para no hacer horas extra

Autor: equipo

Nada más llegar a la oficina lo más habitual es mirar el correo electrónico, echar un vistazo a las portadas de los periódicos digitales o tomar el primer café de la mañAna para desperezarnos definitivamente. Error. Los españoles nos encontramos entre los europeos que peor gestionamos nuestra jornada laboral en términos de productividad

De hecho, según el experto en estrategia laboral ron friedman, hacemos todo lo que no se debe hacer antes de empezar a trabajar. Friedman considera que aprovechar los 10 primeros minutos de nuestra jornada laboral es la clave para ser más productivos y evitar tener que hacer horas extra

El primer paso para este psicólogo estadounidense es revisar el correo electrónico durante el traslado a la oficina, utilizando los tiempos muertos que suelen dejar los viajes en transporte público. De esta manera llegaremos ya a nuestro puesto de trabajo con una idea general de lo que se nos viene encima en las horas siguientes

Además, afirma que si lo primero que hacemos una vez sentados en nuestro puesto de trabajo es entrar en nuestro email, nuestra mente se pondrá en un estado reactivo en lugar de proactivo, lo que lastrará nuestra capacidad de sacar tareas adelante

Por eso friedman, autor del libro ‘el mejor lugar para trabajar: el arte y la ciencia de crear los mejores entornos laborales’, asegura que lo mejor que podemos hacer para empezar bien el día es planificar al detalle la jornada “como un chef hace con los ingredientes antes de empezar a cocinar”

En primer lugar deberíamos separar los que es urgente –“que únicamente te producirá una gratificación inmediata”, según el autor” – y lo que es realmente importante, para después crear un plan de acción que nos permita establecer nuestras ‘metas’ y cómo vamos a alcanzarlas

Para tener éxito es importante que en lugar de escribir generalidades como “llamar a tal o cual empresa” profundicemos marcando objetivos concretos como “conseguir una reunión de negocios”, “conseguir información sobre el negocio” o “vender determinado producto”, todo antes de hacer la llamada, claro

Lo siguiente sería establecer una lista de prioridades en las tareas a realizar organizándolas de las que más esfuerzo y dedicación nos van a llevar a las que menos. A lo largo de la jornada nuestras capacidades intelectuales se van mermando y por eso lo ideal es dejar el trabajo repetitivo y tedioso para el final

Recibe nuestra selección de noticias en tu mail