Blockchain, la tecnología casi inexpugnable que puede cambiar desde la banca hasta la política

Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

Pagar con moneda virtual, olvidarse de los fraudes en las tarjetas, controlar los votos… Los defensores de ‘blockchain’ van convenciendo al mundo de que es la tecnología del futuro. Un libro escrito por 30 especialistas desvela hasta dónde puede llegar. Londres, Zurich, San Francisco, Nueva York, Paris, Singapur, Madrid… en todas estas ciudades se está invirtiendo cada vez más dinero para promover ‘blockchain’, un sistema de transmisión de valor por internet que se anuncia como “la revolución dentro de internet”.

En España, más de 30 expertos en esta tecnología acaban de sacar un libro titulado ‘Blockchain, la revolución industrial de internet’ (editorial Gestión 2000). Allí explican el impacto que va a tener en la banca, en las telecomunicaciones, en la energía, y hasta en el voto electrónico y en el juego.

Pero antes de seguir, vale la pena comentar una cosa: el primer problema de ‘blockchain’ es que es difícil de explicar. Durante la presentación del libro, lo autores estuvieron relatando el impacto de esta tecnología en todos los órdenes de la vida, hasta que alguien del público levantó la mano y preguntó: “¿Me podrían decir qué es ‘blockchain’?”.

Se trata de una tecnología basada en internet que permite enviar cosas de un ordenador a otro. En principio, no sería más complicado que un mail. Las diferencias empiezan en que ‘blockchain’ permite enviar dinero, dinero virtual, y aquí hay un salto de nivel.

“En nuestro mundo, solo puedes enviar dinero a través de los bancos, y todo eso está controlado por los bancos centrales”, dice Jaime Núñez, experto en criptodivisas y uno de los autores del libro. “Y el gran problema de esos envíos es que pueden ‘hackear’ tu cuenta en el banco”, añade Núñez.

A alguien se le ocurrió un sistema para hacer envíos de dinero de ordenador a ordenador sin pasar por los bancos, y con una seguridad de casi al 100%. Pero cuando inventó este sistema, se dio cuenta de que también podía crear dinero: una moneda virtual que llamó bitcoin.

Ese sistema ha ido creciendo y ahora no solo son bitcoins: se pueden enviar votos, documentos, patentes de invención, títulos de propiedad, facturas de la luz…

Lo que hace a ‘blockchain’ inexpugnable es que toda esa información se registra y está replicada en miles de ordenadores. “Es una base de datos descentralizada”, dice Alex Preukschat, coordinador del libro. Unos datos  protegidos criptográficamente para evitar fraudes. Si alguien quisiera cambiar una sola coma en esos registros, dejaría invalidada esa nueva versión porque el sistema entero no se lo permitiría. El consenso de la información le bloquea.

¿Y cómo funciona? El sistema se basa en que, una vez alguien envía dinero virtual o un documento a la red de bloques, a ese envío se le adjudica un código y se le registra, por así decirlo, en la nube junto con miles de bits de información. Unos expertos en ‘blockchain’ bloquean la información para siempre con un sistema criptográfico. Por hacer eso, reciben dinero virtual. Y ese premio es lo que impide que haya fraudes.

Gracias a ese sistema de incentivos, y a la intervención de miles de ordenadores que tienen registradas todas las réplicas, tratar de falsificar o engañar es prácticamente imposible.

Se puede registrar un documento de la propiedad de un piso, o crear sistemas de control de la facturas de la luz, los cuales estarían más protegidos que si descansaran en los registros de la propiedad estatales o en la de cualquier empresa de electricidad.

Al menos eso es lo que dicen los propulsores de ‘blockchain’, y de bitcoin. El sistema se basa en el consenso de miles de personas, que son quienes controlan el sistema en beneficio de todos. Cualquier puede entrar y participar. Y aquí viene el inconveniente para los poderes tradicionales: no podrían manipularse las elecciones, y hasta los bancos centrales perderían en parte su poder para emitir y sostener dinero.

El valor de este sistema criptográfico se está extendiendo por el mundo, y la prueba es que un bitcoin vale más de 2.700 dólares. No solo es una moneda virtual que es aceptada cada vez más como medio de pago, sino que están empezando a extenderse cajeros que pagan en bitcoin.

En España, el BBVA es uno de los bancos pioneros. Su centro de innovación acogió la presentación del libro, y ahora está metido de lleno en las aplicaciones de esta tecnología que aspira a revolucionar el mundo. “Después de internet, es la mayor revolución”, dice Jaime Núñez.