Información sobre vivienda y economía

Papeles de colores (2)

Una pista: Hay, ahí a afuera, una burbuja de crédito del tamaño del sistema solar y, desgraciadamente, no existe en el mundo el menor rastro del ahorro que debería sostener ese crédito. Si, si, lo sé, sé que en los modelos-juguete de la economía, cada vez que un banquero pulsa el botón marcado como “apalancar” o “expansión de balance” el pasivo, el ahorro en el mundo, se expande en idéntica medida que el activo, la deuda del mundo. Sin embargo, en la economía del crudo mundo real no siempre se cumple esta propiedad mágico keyneasina, y a veces se emplea ahorro real con valor real para construir activos-fantasía hechos de puro humo. Se llama burbuja de crédito, la parte visible toma la forma de una o varias burbujas de activos, simultaneas o sucesivas, y todo ello existe por gentileza del banquero central. Puestos a aplicar una simpleza pueril como la “Regla de Taylor”, al menos podrían intentar aplicarla en serio, usando la cabeza. Quizás eso atenuaría algo el desastre. La inflación es, siempre ha sido, una expansión del endeudamiento real en la economía mientras que la deflación es una contracción del crédito real que ahoga el crecimiento por falta de financiación (inundar el mundo con nuevo papel impreso no cambia esto porque la financiación real no está hecha de papel sino de ahorro y el ahorro no puede imprimirse. Recubrir con hiperinflación de dinero papel una economía en deflación no cura la deflación la agudiza. La enfermedad en Zimbawe, Venezuela o Weimar se llama deflación) Aceptar que la inflación sea una propiedad de los precios, una propiedad de las cosas y no del dinero, confundir deliberadamente la inflación con uno de sus síntomas más inespecíficos es una cosa, aceptar que “los precios” que importan aquí sean el IPC, una medida basada en la evolución de los precios en las tiendas de menaje (sartenes, espumaderas, cazuelas y similares), es otra muy distinta. Cuando una economía está dominada por una burbuja de crédito materializada en una o varias burbujas de activos, los precios que importan, los que definen el tipo de interés a que se está produciendo la explosión de crédito, son los precios de los activos-humo en que se sustenta la burbuja de crédito. (Y sí, había y hay una burbuja de crédito. Rule of thumb: cuando el apalancamiento de los hedge funds se multiplica por 3 cada año, cuando el apalancamiento de los bancos supera el umbral de X90, cuando el crédito de las familias crece un 35% anual, cuando las farmacéuticas compran a crédito participaciones en las compañías aéreas para aprovechar el apalancamiento de la participación a crédito de las compañías aéreas en las mineras de cobre, sí, en efecto, hay burbuja) continúa...

Para poder comentar debes Acceder con tu cuenta