Información sobre vivienda y economía

Esta ciudad india diseñada por Norman Foster quiere ser la más sostenible del mundo

Foto: Foster + Partners
Foto: Foster + Partners
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Amaravati, ciudad india en el estado de Andhra Pradesh, aspira a ser la más sostenible del mundo (se considera una ciudad sostenible aquella que ofrece calidad de vida a sus habitantes sin poner en riesgo los recursos). Los 217 kilómetros cuadrados de antiguas tierras de cultivo a lo largo del río Krishna se están transformando en una ciudad que, una vez finalizada, no solo será la nueva capital de este estado indio, sino que debería estar catalogada como una de las más sostenibles del globo terráqueo.

En 2015, las autoridades del estado pidieron a los agricultores que participasen en un plan de agrupación de tierras: por cada acre entregado, los agricultores recibirían a posterior entre el 25% y el 30% en tierras desarrolladas, equipadas con electricidad, agua corriente y alcantarillado.

Si los plazos se cumplen, las infraestructuras generales estarán finalizadas a finales de este año y los principales edificios gubernamentales, construidos por Foster + Partners, los ideólogos del proyecto, se terminarán en 2021. Según Foster + Partners, al menos el 60% de la ciudad estará cubierta por espacios verdes y agua, creando un pulmón propio. Además, la electricidad de los edificios centrales como la de las viviendas será completamente verde gracias a la tecnología fotovoltaica y sus recientes innovaciones. Habrá carriles para bicicletas, taxis acuáticos y rutas para automóviles eléctricos, ofreciendo de esta manera opciones de transporte limpio. Así mismo, las calles y plazas sombreadas han sido diseñadas para fomentar el caminar.

Foto: Foster + Partners
Foto: Foster + Partners
El proyecto incluye el diseño de dos edificios clave: la asamblea legislativa y el complejo del tribunal superior, junto con varios edificios de la secretaría, donde se encuentran las oficinas de la administración estatal. El complejo recorrerá el centro de la ciudad y se extenderá a lo largo de 5,5 kilómetros de longitud y 1 kilómetro de ancho con lagos alrededor de avenidas con árboles.

Foto: Foster + Partners
Foto: Foster + Partners
Foto: Foster + Partners
Foto: Foster + Partners

El edificio de la asamblea legislativa, de planta cuadrada, estará coronado por un techo cónico de 250 metros de altura, sobre una cubierta ondulada que proporcionará sombra y permitirá que la brisa pase a través del edificio. La estructura estará rodeada por un lago de agua dulce. La entrada pública estará al sur y la entrada ministerial al oeste, en el centro un patio accesible al público la mayor parte del año, con una rampa en espiral que conduce a una galería cultural y una galería de debate. La cámara de asamblea para los debates ministeriales se ubicará en la esquina suroeste, que se considera la más apropiada según los principios de la antigua doctrina arquitectónica de Vastu (término sánscrito que significa “habitar” y defiende el diseño de espacios que promuevan la salud y la prosperidad de sus residentes).

Dos universidades abrieron sus puertas en la ciudad en 2017 y cinco más están en proceso. En el plan del Distrito Central de Negocios se cuenta también con hospitales, escuelas, bancos, hoteles, instalaciones culturales y deportivas. El proyecto de Amaravati cuenta con viviendas residenciales para 5.000 familias de bajos ingresos y para 4.000 empleados del gobierno y sus familias. También habrá viviendas a la venta para 1.200 familias.

El nada modesto objetivo de convertirse en la ciudad más sostenible del mundo es algo esencial, no solo por razones de sentido común, sino porque India es uno de los países más contaminados del mundo: eso pone de manifiesto el informe publicado por la OMS en mayo del año pasado que afirmaba que 14 de las ciudades más tóxicas del mundo (considerando un total de 20) están en el subcontinente índico.