Información sobre vivienda y economía

El Brexit, sumido en el caos tras su histórica derrota en el Parlamento británico

Autor: Redacción

El Brexit se complica a dos meses y medio de activarse. El Parlamento británico, que ya rechazó en diciembre el principio de acuerdo alcanzado entre el Gobierno británico y Bruselas sobre la salida de Reino Unido del marco comunitario, volvió a votar ayer. Y el resultado ha sumido al Brexit en el caos.

La primera ministra Theresa May ha obtenido el peor resultado de la historia al tener 432 votos en contra (incluidos miembros de su propio partido, el conservador) y 202 a favor. Y ahora la pregunta del millón es: ¿qué pasará a partir de ahora? La respuesta es que se abren distintos escenarios, desde diseñar un Brexit más blando hasta convocar un nuevo referéndum.

Para empezar, la primera ministra de Reino Unido se somete hoy a una moción de confianza, presentada anoche por el líder de la opisición, el laborista Jeremy Corbyn, cuya intención es forzar que haya unas elecciones anticipadas. No obstante, la iniciativa necesitaría el apoyo de parte de la formación conservadora, por lo que no tiene demasiadas probabilidades de salir adelante.

Lo que sí tiene más opciones de materializarse es una alianza entre diferentes partidos para buscar un plan alternativo al que plantea May antes del 29 de marzo, fecha en la que se activará oficialmente el proceso del Brexit. Su intención pasa por diseñar unas condiciones más blandas que las actuales que pivotan sobre un objetivo: que el país se mantenga dentro del mercado común. Es el caso de Noruega.

Otro de los escenarios que se están barajando actualmente es la repetición del referéndum para que los británicos voten si quieren seguir adelante con el adiós a la UE o si prefieren dar marcha atrás. 

Estas opciones deben materializarse en las próximas semanas, ya que si no hay acuerdo, se produciría una salida desordenada (lo que el mercado llama 'Brexit caótico'), que es precisamente lo que se está intentando evitar.

Para que esto se produzca deben suceder una de estas opciones: un acuerdo in extremis, un cambio de la ley para retrasar la fecha de la salida obligatoria o que Bruselas acceda a retrasarla libremente.