Información sobre vivienda y economía

El fundador de Evergrande y su familia tratan de salvar su promotora, de las más grandes de China

Ding Yumei, esposa de Hui Ka Yan, el presidente y fundador de este gigante de la construcción ha desembolsado 20 millones de yuanes, unos 2,6 millones de euros para reducir la deuda

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El futuro de la promotora china Evergrande sigue en el aire después de que las autoridades del país anunciasen que no podrá hacer frente al pago de los intereses que vencen la próxima semana. Mientras, Ding Yumei, esposa de Hui Ka Yan, el presidente y fundador de este gigante de la construcción, ha desembolsado 20 millones de yuanes, unos 2,6 millones de euros, para mitigar los problemas de liquidez y tratar de apaciguar las protestas de los inversores minoritas, que exigen la devolución de su dinero.

Ding Yumei, la esposa del multimillonario Hui Ka Yan, habría adquirido varios productos de inversión de Evergrande, para tratar de apaciguar la preocupación de los pequeños inversores en la promotora ante la crisis de liquidez de la compañía. Cientos de pequeños accionistas acudieron a la sede del grupo en Shenzhen para exigir la devolución de su dinero en una protesta poco común en el gigante asiático.

La profunda crisis de Evergrande, una de las mayores promotoras inmobiliarias de la segunda economía más grande del planeta pone de relieve la precaria situación de la empresa dentro del sector, que representa más de una cuarta parte de la actividad económica del país.

Según los datos de la propia compañía, Evergrande Wealth Management, tiene alrededor de 80.000 inversores, mientras que Hui Ka Yan y su familia mantiene el 70% de las participaciones de la empresa.

Pero según los expertos e inversores consultados por Financial Times, este paso dado por el fundador y principal accionista no supone un compromiso con el grupo, y supone una “una gota en la lluvia” ante la riqueza que se ha llevado Ka Yan desde la fundación de Evergrande en 1996: "Hui ha cobrado miles de millones de dólares en dividendos, y ahora está tratando de que su esposa nos haga creer que está en el mismo barco que nosotros".

Los ejecutivos del grupo han aclarado que se está tratando de minimizar las pérdidas. Por un lado, están tratando de convencer a los inversores para que acepten propiedades con grandes descuentos en lugar de reembolsos en efectivo, incluidos descuentos del 28% en apartamentos residenciales. En este plan de pago pretende ofrecer un reembolso inicial del 10% del dinero para septiembre y el reembolso total en 27 meses.

Pero los principales accionistas han expresado sus dudas sobre el plan de pago, ante el temor de que la empresa colapse.

La firma china ha informado de que en el primer semestre su pasivo ascendía a 1,966 billones de yuanes (257.490 millones de euros), con una deuda de 571.775 millones de yuanes (74.886 millones de euros), incluyendo 240.049 millones de yuanes (31.439 millones de euros), el 42% del total, en deuda con vencimiento a corto plazo.

La compañía tiene muchas brechas de financiación dado que aun tiene que pagar a los proveedores para completar los proyectos y devolver el dinero a los inversores. Actualmente, la compañía estaba trabajando en 778 desarrollos en más de 200 ciudades de China a fines de junio.