Información sobre vivienda y economía

Imagen del día: las interconexiones eléctricas en España, un trabajo pendiente

El Orden Mundial / Creative Commons BY-NC-ND
El Orden Mundial / Creative Commons BY-NC-ND
Autor: Redacción

La Comisión Europea se ha propuesto para alcanzar la autonomía energética de toda región de cara a 2050, y para ello ha pedido pasos a los estados miembros para potenciar las interconexiones eléctricas entre países. Para 2020 proponía que la UE-27 contará con que un 10% de su producción se pudiera transportar a los países vecinos, Sin embargo, según datos de la propia Comisión, ocho países, entre ellos, Rumanía, Italia, Francia, Portugal, Irlanda, España, Polonia y Chipre, no cumplieron con el objetivo, que se elevará hasta el 15% para 2030.

La interconexión eléctrica es un instrumento vital en la hoja de ruta de Bruselas para disminuir el riesgo de apagones eléctricos, reducir la necesidad de construir nuevas plantas de energía y podría suavizar el precio de la electricidad al aumentar la competencia entre postores.

Alemania y Francia son los grandes productores de Europa, y los que más comparten su flujo de energía, gracias a la capacidad de sus centrales nucleares, pero están abocadas a su cierre. En el caso de España y Portugal se les podría denominar como islas eléctricas, solo conectadas geográficamente con el continente a través de Francia, y con un escaso nivel de interconexión.

Red Eléctrica de España (REE) lleva advirtiendo desde hace más de una década que el fortalecimiento de las interconexiones con el resto de sistemas vecinos constituye la inversión más importante que debe realizarse en los próximos años. Pero no se ha hecho lo suficiente. Y hay ejemplos de que la geografía no es una excusa. Reino Unido se ha unido a los sistemas eléctricos de Francia, Bélgica, Países Bajos y Noruega.