Información sobre vivienda y economía

Frenazo en seco a la especulación: el tiempo medio de posesión de las casas ha aumentado de 7 años a 11 desde 2007

Autor: @RobertoArnaz

En 2007, en pleno zenit de la burbuja inmobiliaria, casi seis de cada 10 casas que se vendían en España habían estado en manos de sus propietarios menos de cinco años. Esto es, la mayor parte de las personas que invertía en una vivienda lo hacía con afán especulativo. No querían vivir en ella sino ganar dinero fácil. Al menos eso es lo que se desprende del Anuario de la Estadística Registral Inmobiliaria, elaborado por el Colegio de Registradores.

A juzgar por los datos que ofrecen los registradores, parece que la crisis inmobiliaria y el desplome de precios que ha vivido el sector ha servido para frenar en seco la especulación: las compraventas con período de posesión superior a cinco años han pasado del 43,70% en 2007 al 75,85% del total en los últimos siete años.

El ciclo bajista de las transacciones, con las consiguientes dificultades para vender las viviendas ha provocado que, con pequeños altibajos, el tiempo medio de posesión de las casas haya aumentado de 7 años y 4 meses en 2007 a 11 años y 4 meses de 2014, lo que supone un 54,09% más. 

En 2014, el 84,72% de todas las operaciones de compraventa de vivienda las realizaron las familias, que vuelven a ganar cuota de mercado tras cuatro años en los que habían aumentado considerablemente las operaciones realizadas por empresas, que en 2013 llegaron a acaparar el 21,93% del mercado.

La distribución de compraventas entre personas físicas y jurídicas no es homogénea en todo el país. Canarias, Baleares y Andalucía son las comunidades autónomas en las que las empresas tienen un mayor peso en las operaciones de vivienda, mientras que País Vasco, Extremadura y Asturias son los territorios donde el protagonismo de los particulares es más elevado.   

Los compradores se siguen decantando por viviendas de tamaño medio o medio-grande. Las de menos de 40 m2 significan el 3,64% de las operaciones, seguidas por las viviendas de 40 a 60 m2, con el 17,20%. El 80% restante son pisos de 60 a 80 m2 (29,10%). Las de más de 80 m2 protagonizaron el 50,06% de las adquisiciones.