Información sobre vivienda y economía

5 consejos para mejorar tu vivienda este verano

Autor: Redacción

Usar el aire acondicionado es la solución más fácil para soportar las altas temperaturas durante este verano. Pero para que no te asustes con la factura de la luz que te puede llegar a final de julio o agosto, el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid ofrece varias ideas para vivir mejor en casa como mejorar el aislamiento de las ventanas, el uso de bombillas led o controlar las infiltraciones.

Con muchas viviendas edificadas antes de 1980, el parque residencial en España necesita actuaciones para tomar medidas frente a las altas temperaturas a las que estamos llegando este verano.

Más allá del uso necesario del aire acondicionado, que puede suponer hasta el 40% del consumo de energía de la vivienda durante los meses estivales, existen medidas que lo complementan y que pueden mejorar su eficiencia. El Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid ofrece algunos consejos básicos que pueden servir tanto para el verano como para el invierno.

“El conocimiento tanto del edificio como de la vivienda será de gran ayuda, no sólo para prepararla para este periodo, sino para mejorar las características de esta de cara al resto del año. El consumo de una vivienda puede variar en gran medida dependiendo de factores como la orientación de esta y desde luego de la zona climática en la que se encuentre”, afirman desde la institución.

Las viviendas orientadas al oeste tienen una mayor incidencia de luz solar desde el mediodía hasta el atardecer, recibiendo el sol en las horas de mayor calor, lo que hace que sean las que mayor coste energético tienen en verano. El Certificado de Eficiencia Energética se mantiene como la mejor herramienta para conocer el consumo de la vivienda y valorar cuáles son las mejoras que se pueden implementar.

  1. Es esencial contar con unas ventanas que hagan que la vivienda sea más eficiente, medida que parece evidente, pero que en muchas ocasiones no está implementada.
    Un doble acristalamiento no sólo puede evitar los ruidos del exterior, sino que permiten mantener la temperatura dentro de las estancias y evitar que el calor se introduzca, y que se pierda en invierno. Este es uno de los elementos de la vivienda que muestra más pérdidas energéticas, hasta tal punto en el que un solo metro cuadrado de hueco puede perder cinco veces más energía que la misma superficie de cerramiento.
    Como alternativa, se pueden emplear vidrios con baja transmisión térmica y bajo factor solar (relación entre la energía que entra en una sala a través del cristal y la energía solar que incide en la superficie exterior de dicho vidrio perpendicularmente), lo que nos permitirá disfrutar de una estancia más fresca en verano.
    También existen vidrios tintados que absorben una buena parte de la radiación solar que incide sobre ellos. Este tipo de cristales coloreados o translúcidos son ideales para instalarlos en viviendas situadas en zonas de climas cálidos además de en edificios susceptibles de sobrecalentarse. Cuando son demasiado oscuros no permiten bien el paso de la luz y de esta forma habría que aumentar la iluminación artificial que aporta más calor a la vivienda.
    Así, para guiarse y conocer cuál es la cantidad de energía que aporta el sol al interior del edificio a través de las ventanas, el Código Técnico de la Edificación limita para cada zona climática, el factor solar modificado límite de los huecos.
  2. Las puertas también son un elemento a tener en cuenta, ya que ejercen de aislantes entre diferentes habitaciones de la vivienda y hacia el exterior. Medidas como los burletes pueden servir de ayuda para mejorar la prestación térmica de estas, al igual que contar con que las puertas de la vivienda que den al exterior tengan propiedades aislantes.
  3. El control de las infiltraciones, flujos descontrolados del aire exterior que penetran en el edificio por rendijas u otras aberturas, es fundamental para evitar factores externos que modifiquen sin nuestro dominio la temperatura de la vivienda.
    Así, el análisis de la permeabilidad de la vivienda en base a este factor es un elemento más que recomendable para mantener el hogar en las condiciones adecuadas en cualquier estación y poder así reducir el coste energético.
  4. La temperatura de los suelos, fachadas y cubierta ha de ser controlada, ya que son una importante fuente de pérdida y ganancia energética. Suelos que se encuentran en contacto con el terreno, con el exterior o con locales sin calefacción, como garajes o almacenes son un claro ejemplo, que pueden aislarse con diferentes sistemas que ofrece el mercado.
    La instalación de un aislamiento adecuado en base a las posibilidades técnicas y a la zona climática de la vivienda, evita que el calor se introduzca en las estancias.
  5. La instalación de bombillas led, en sustitución de otras de baja eficiencia y mayor potencia, ofrece notables beneficios, ya que no sólo se pueden regular en intensidad y generan menos calor, sino que también contribuyen al ahorro energético. No obstante, es conveniente hacer un análisis técnico de inversión y ahorro de forma previa.