Información sobre vivienda y economía

Cómo reclamar con éxito los vicios constructivos de la vivienda comprada

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Quizá en alguna ocasión hayas llamado a tu seguro de hogar para una reparación, y te han argumentado que ese siniestro no te lo cubren porque se trata de un vicio constructivo. Si es así, debes saber que se trata de errores de obra que no se aprecian en el momento. Suelen aparecer o ser vistos con el tiempo, y son debidos a deficiencias en la fase de construcción de la vivienda. Por ejemplo, grandes grietas o desprendimientos en las paredes, entre otros casos. ¿Qué hacer entonces? ¿A quién, cómo y cuándo reclamar? En este artículo te explicamos de la mano de MAAB Consulting Advocats, cómo llevar a cabo, con éxito, reclamaciones sobre vicios constructivos.

Tipos de vicios constructivos y plazos para reclamar

Los vicios de construcción pueden ser más o menos graves. Puede tratarse de grietas considerables en los tabiques de nuestra casa. O incluso que haya desprendimientos en las paredes, por ejemplo, de azulejos. Pero también se pueden reclamar humedades relevantes que sean causadas por defectos en la instalación de la red de agua, o en las tuberías. Y en cuanto a la red eléctrica, es posible que detectemos un mal funcionamiento de esta, por ejemplo, en las tomas de corriente o interruptores.

 

El artículo 19 de la Ley de Ordenación de la Edificación estipula los siguientes plazos de garantía -que se cuentan desde que un nuevo propietario recibe su vivienda- para que esta clase de defectos sean detectados:

 

  • 10 años si es un vicio constructivo que afecta a la propia estructura (vigas, muros de carga...)
  • Tres años si los daños se deben a defectos en los elementos o instalaciones de la construcción que afecten a la buena habitabilidad.
  • Un año si el deterioro es consecuencia de desperfectos de acabado.

 

Si dentro del periodo legal correspondiente hemos detectado un determinado vicio constructivo, desde ese momento tendremos dos años para efectuar la reclamación. Fuera de dicho plazo, será casi misión imposible que el promotor o constructor asuma la responsabilidad que le toca para solucionar el problema surgido y/o abonar una indemnización.

Pisos de segunda mano

Todos estos vicios de la construcción, que también se denominan “ocultos” por no ser identificados en un primer momento, pueden ocurrir en pisos nuevos, pero también de segunda mano. En este segundo caso, y si el inmueble tiene más de 10 años, no habrá que reclamar al promotor o constructor, sino a la persona que nos vendió el inmueble. Este deberá asumir la responsabilidad, teniendo en cuenta que el comprador tiene tan solo seis meses para realizar la reclamación una vez se realiza la escritura de compraventa. Así lo contempla el artículo 1490 del Código Civil.

 

El primer paso de la reclamación

Lo primero es solicitar un informe a un perito cualificado que analice el tipo de desperfecto, así como su causa. Y que verifique si efectivamente se puede reclamar al constructor y/u otro agente que haya intervenido en la obra (arquitectos, etc.) A su vez, podrá certificar que no es un deterioro causado por mal uso de los residentes en la vivienda, aspecto que podría alegar la parte contraria para evitar el gasto que le sobreviene.

Una vez contamos con este informe, lo más aconsejable es que un abogado especializado en la materia proceda a emitir una reclamación extrajudicial. Los informes periciales son indispensables para pasar a la acción, ya que reflejan con el máximo detalle no solo la causa sino también las consecuencias del vicio detectado, con el fin de que se pueda resolver el conflicto.

La búsqueda de “culpables”

Hasta aquí todo puede parecer relativamente fácil. Lo malo es que, aún con la notificación de un letrado, los constructores o promotores pueden hacer caso omiso de tu reclamación. Si es así, puedes interponer una demanda judicial. Aunque otra posibilidad es que la compañía constructora estudie el caso y advierta que el “error” fue de un determinado agente ajeno a ellos, como el arquitecto, por ejemplo. Si tu abogado está de acuerdo con dichos argumentos, puede derivar la reclamación extrajudicial a ese nuevo destinatario antes de entrar en un proceso judicial.

No obstante, lo más indicado es actuar directamente contra el promotor, ya que esta figura, por ley, siempre debe responder ante las reclamaciones de forma solidaria. Esto significa que, independientemente de quien haya cometido la deficiencia, los promotores han de responsabilizarse de ella.

Y si no funciona...

Si a pesar de los intentos no logras que los responsables se hagan cargo de tu caso, puedes recurrir a demostrar que se ha incumplido el contrato de compraventa. Solo en el caso de que no hayan transcurrido más de cinco años desde la escritura. En este tipo de gestión legal, tu abogado se dirigirá en cualquier caso al vendedor de la vivienda, no al constructor.

En general, como habrás podido comprobar a lo largo de esta lectura, el ordenamiento jurídico está de tu parte si cumples los requisitos necesarios. En las reclamaciones sobre vicios constructivos, no solo gana el que tiene la razón, sino el que sigue un procedimiento más regulado. Y por qué no decirlo, cuenta mucho la intensidad y determinación con la que los abogados actúen para conseguir el objetivo de que disfrutes plenamente de tu casa.