Información sobre vivienda y economía

Una minicasa para vivir aislado del mundo en una isla de Tasmania

Rob Maver/Maguire + Devin Architects
Rob Maver/Maguire + Devin Architects
Autor: Redacción

Esta pequeña cabina echa de madera y metal con un estilo totalmente minimalista se encuentra en la pequeña isla de Bruny, al lado de Tasmania (Australia). Esta minicasa consigue estar totalmente aislada de la red eléctrica a través de unos paneles solares instalados en su alto techo de metal. Con grandes ventanales al sur, la cabina se abre a una terraza al este y oeste, sobre una propiedad de 40 hectáreas.

Esta peculiar construcción nace del afán de su propietaria, una violinista nacida en Taiwán y que pasó su infancia en una casa tradicional japonesa

Además de la energía renovable, recolecta el agua de lluvia en tanques subterráneos que abastecen de agua a la cabaña y que se calienta con los paneles solares. Tiene un almacén de leña y se puede almacenar gas, para usarlo en las noches más frías.

En su interior todos los mubles se encuentran empotrados salvo el colchón y algunas sillas. La cocina compacta se apoya contra la pared del fondo. El centro de la cabina es un espacio abierto que conecta con las dos cubiertas exteriores.

Una escalera conduce al dormitorio tipo loft, que es lo suficientemente ancho como para colocar un colchón doble en el suelo. El exterior de la cabina está revestido con paneles de metal y madera resistente a incendios forestales para cumplir con las normas locales de seguridad contra incendios forestales.