Información sobre vivienda y economía

Criar un hijo hoy es más caro que nunca antes: entre 180.000 y 230.000 euros hasta que cumpla 18 años

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Criar a un hijo cuesta mucho dinero y, salvo que le eduques de una manera espartana y alejada de la realidad social en la que actualmente vivimos, antes de que cumpla los 18 años habrás tenido que invertir en él entre 180.000 y 230.000 euros para pagarle los pañales, los juguetes, la ropa y el calzado, el ordenador, la consola, la bici, el móvil… además del colegio y la sanidad. Dos estudios, uno español y otro estadounidense concluyen que nunca antes ha sido tan caro criar un hijo

La confederación de asociaciones de amas de casa, consumidores y usuarios (ceaccu) segura en su estudio ‘lo que cuesta un hijo’ que el gasto medio de las familias en cada retoño varía entre los 5.000 y los 25.000 euros anuales, dependiendo de la edad del niño y si se usan servicios públicos de educación y sanidad o si se opta por centros privados

Aunque una sonrisa de tu peque no tiene precio, acompañarle hasta la mayoría de edad te costará 180.000 euros, cantidad a la que habría que ajustar la inflación de los próximos años. Es decir, trasladado a términos palpables, ser padre te va a costar los 50.000 euros que vale un porsche boxster nuevecito, los 105.000 euros en los que actualmente se sitúa el valor medio de una hipoteca en España y una vuelta al mundo a todo lujo. Aun así, merece la pena

Y si crees que en España sale caro tener un hijo, en eeuu es aún peor: las familias que hayan tenido un hijo en 2013 necesitarán desembolsar un mínimo de 230.000 euros hasta que el chaval termine la educación secundaria, según los cálculos elaborados por el departamento de agricultura de eeuu (usda) 

Esta es la cifra más alta jamás registrada por la entidad gubernamental desde que en 1960 se comenzó a estudiar el impacto económico del nacimiento de un bebé en las familias. La vivienda, la sanidad y la educación son las tres grandes partidas de gasto de los menores en eeuu

¿Y cómo es posible que haya familias numerosas? Porque con cada retoño los gastos se reducen hasta el punto de que los hogares con tres o más hijos recortan la factura hasta en un 22% en comparación con las familias con uno o dos