Información sobre vivienda y economía

El 25% de las fotografías de los anuncios de casas a la venta ahuyenta a los compradores

Cómo no fotografiar casa para venderla
Autor: Redacción

Suciedad, imágenes borrosas, desperfectos, animales domésticos e incluso la suegra sentada en un sofá… en los anuncios inmobiliarios puedes encontrar prácticamente cualquier cosa (aquí puedes ver algunos ejemplos). La ‘creatividad’ de los propietarios de casas a la venta no tiene límites. La mayoría no es consciente de que las imágenes de sus inmuebles son el primer y más importante reclamo para su comercialización. 

Si ‘una imagen vale más que 1.000 palabras’, cuando llega el momento de vender una casa, el valor de las fotografías es aún mayor. Hasta los más pequeños detalles pueden desanimar a un comprador a visitar una vivienda, bajar el precio de la misma o retrasar la operación más de la cuenta.

Por este motivo, las agencias inmobiliarias ponen cada vez mayor cuidado en el aspecto gráfico de las propiedades que representan y cuentan con profesionales del mundo de la fotografía, expertos en obtener la mejor cara de cada vivienda. 

Y no es para menos: según explica Paula Borrás, responsable del contenido audiovisual en la inmobiliaria Monapart, cerca del 25% de los reportajes fotográficos que acompañan los anuncios de venta de propiedades “parecen hechos para ahuyentar a los interesados y ayudar a que muchos de los encantos de la vivienda pasen desapercibidos”.

Los propietarios, recomienda Borrás, deben entender que durante el proceso de venta o alquiler, su hogar pasa a ser un producto a comercializar. Ser consciente de este cambio, le ayudará a presentar la vivienda de la mejor manera posible para atraer interesados. Para facilitar este trabajo, Monapart ha publicado seis consejos para hacer que tu vivienda sea irresistible: 

1.- Orden, orden y más orden. Y lo mismo de limpieza. Da igual que seas un lector empedernido, un artista bohemio o padre de varios niños. Las casas deben aparecer relucientes y despejadas para que puedan transmitir su verdadera dimensión. Una vivienda sucia, desordenada o abarrotada de objetos siempre parece más pequeña de lo que es. Además, dificulta que los posibles compradores se imaginen viviendo allí.  
2.- Neutraliza el ambiente. Las casas con una personalidad muy marcada son más dificiles de vender porque a los clientes les cuesta proyectarse en ellas. Lo ideal es eliminar de la vista fotografías familiares, el exceso de objetos decorativos y, sobre todo, los efectos personales de los baños. 

3.- La magia del Home Staging. Los pisos vacíos, o que necesitan una reforma, suelen quedar desangelados en las fotos. Parecen más estrechos y mucho menos acogedores. Una solución práctica y rentable es contratar un servicio de home staging que, con unos pocos muebles, alguna planta y ligeros retoques, mostrará el espacio bien amueblado, decorado e iluminado. 

4.- Elimina los pequeños desperfectos. Está demostrado que el comprador valora las mejoras en una vivienda por encima del coste real. Reparar los desconchones o humedades de una pared, eliminar algún cable suelto, una persiana rota o pintar e iluminar adecuadamente, puede significar una interesante ganancia en tiempo y dinero. 

5.-  Color y energía. Las plantas aportan energía y alegría a los espacios siempre que estén frescas y en buen estado. Y para la sesión de fotos, espera a las horas del día en que la casa esté más soleada. Los colores vivos y el cielo azul hacen las fotos mucho más atractivas. 

6.- Nada de ‘selfies’ ni intrusos. Ni hijos, ni mascotas ni retratos. Todos ellos, fuera del objetivo. El protagonista absoluto es el inmueble, y lo que para ti es un detalle adorable, puede no serlo para el comprador. “Primemos siempre la objetividad y la despersonalización, de modo que para el potencial interesado sea fácil imaginar su propia vida en este mismo espacio”, concluye Borrás.

Consejos para hacer buenas fotos y vídeos a tu vivienda