Información sobre vivienda y economía

El seguro de responsabilidad civil cubre al administrador societario ante impagos con Hacienda, según el Supremo

Autor: Redacción

El Tribunal Supremo ha puesto negro sobre blanco en relación con el seguro de responsabilidad civil del administrador de una empresa. Aunque la cobertura del seguro contratado no incluya el posible impago de impuestos, multas o sanciones por parte de Hacienda, el Alto Tribunal considera que sí lo cubre. Es decir, el seguro cubre también la responsabilidad tributaria del administrador.

Y es que en una sociedad el cargo de administrador conlleva ciertos riesgos. Mientras que la responsabilidad de los socios de una empresa termina en sus aportaciones, el administrador responde personal e ilimitadamente frente a la sociedad, los socios y los acreedores sociales, incluida Hacienda. Salvador Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, aconseja que contrate un seguro de responsabilidad civil, un seguro que el Supremo ya ha señalado que cubre al administrador ante el impago de impuestos o posibles sanciones tributarias.

La normativa fiscal permite a Hacienda considerar a los administradores responsables de las deudas pendientes de la sociedad en el momento del cese de la actividad, “cuando estos no hubieran hecho lo necesario para su pago o adoptado acuerdos o medidas causantes del impago”, señala Salcedo.

Sin embargo, en la sentencia del Supremo el administrador de una empresa interpuso demanda contra la aseguradora con la que tenía contratada un seguro de responsabilidad civil. El asegurado le solicitaba a su seguro el pago de la deuda tributaria que tenía con Hacienda, al considerarle responsable subsidiario de las deudas de la empresa.

La aseguradora, por su parte, se opuso a la demanda por no estar cubierta por la póliza la responsabilidad tributaria derivada al administrador. Por el Juzgado se estimó íntegramente la demanda condenando a la aseguradora al pago de la cantidad que Hacienda exigía al demandante. Sin embargo, dicha sentencia fue revocada por la Audiencia Provincial, formulándose posteriormente contra dicha resolución recurso de casación ante el Tribunal Supremo por el interesado.

Y aunque la cobertura del seguro contratado, según las condiciones generales de la póliza, no incluía como “pérdida” el impago de impuestos, multas o sanciones, el Supremo considera que dichos riesgos sí están cubiertos por la póliza. Estima que el contenido de estos seguros no se limita a la responsabilidad civil, sino que alcanza también a la administrativa (incluida la tributaria).  

“Y ello, por tratarse de una responsabilidad habitual que el administrador asume, y le hace presumir que, cuando concertó el seguro, tenía también cubierto dicho riesgo. De este modo, su exclusión en el apartado de condiciones generales, sin una expresa aceptación, debe considerarse sorpresiva, y por ello limitativa de derechos, debiendo tenerse por no puesta conforme a lo previsto en la Ley del Contrato de Seguro”, señala Salvador Salcedo.

En definitiva, el Tribunal Supremo estima el recurso presentado por el administrador, y condena a la aseguradora a hacerse cargo de la responsabilidad tributaria exigida por Hacienda.