Información sobre vivienda y economía

Ver la película tumbado en una cama y otras alternativas de los cines menos convencionales

Autor: Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Vayamos al cine, y no solo por los estrenos o esos días en los que la entrada te sale súper barata, sino porque ahora, con el calor que arrecia, es una maravillosa opción: en pareja o con niños, se está la mar de fresquito y además, tan entretenido que las horas que dure la película se pasan volando.

Pero en esto de los cines también vale lo de renovarse o morir, y no solo porque la todopoderosa Netflix esté arañando la facturación de esta opción de ocio, sino porque hay que seguir ofreciendo cosas nuevas al público. Ya no vale solo una butaca extra cómoda que se mueva o un sonido envolvente. Hay que dar más. Y los lugares que abordamos en este artículo lo están haciendo: los hay que te permiten ver la película desde el coche (nada nuevo, el auto-cine de toda la vida pero con algunos pluses), otras pantallas que se mudan a terrazas de hoteles céntricos y algunos cines que destierran las butacas y te ofrecen camas.

  • Ver la peli desde la cama: Si aguantas despierto, claro está. Pues esto han debido pensar en el cine Pathé de Spreintbach, en Suiza, que en mayo pasado reconvertía sus butacas en camas dobles (11 en total). Eso sí, la entrada se paga (estamos en Suiza): si una entrada convencional cuesta 20 euros, este tipo de entrada son 50, e incluyen golosinas y bebidas gratis. El cine pone también a disposición del visitante unas pantuflas para sentirse como en casa y si lo que te preocupa es la higiene, no worries: las sábanas se cambian en cada proyección. Las almohadas se pueden regular y hay mesillas para que la experiencia sea como si estuvieses en tu habitación.
Bebidas y dulces, incluidos en el precio
Cuesta 90 euros la entrada / Pathé Schweiz
  • Autocine: lo viste en Grease y siempre tuviste ganas de ir a ver una peli en tu coche. Desde el año pasado ya es posible hacerlo en Madrid, en el Autocine Madrid RACE que no solo permite ver la proyección desde el coche sino que también cuenta con una zona de hamacas (200 en concreto) y una zona Premium más íntima, con 25 hamacas y mejor visibilidad. El espacio abre sus puertas a las 20.30 horas para que acompañes la experiencia cinéfila con una cena en el Diner si te apetece (incluso te la pueden llevar al vehículo o a la hamaca, qué más se puede pedir). También hay música y copas. Una estupenda opción para luchar contra los calores del verano.
Se puede cenar y beber copas
Abre a partir de las 20.30 h / Autocine Madrid RACE
  • Cine en la azotea del hotel: hay hoteles urbanos con huerto, con piscina, que es algo más manido y ahora tenemos en Madrid uno que ofrece una gran pantalla y unas cómodas hamacas (ojo, para los que lleguen primero a la sesión). El hotel Emperador inaugura su cine de verano con auriculares inalámbricos, palomitas trufadas, copa de champagne y ciclo de Almodóvar. La entrada cuesta 25 euros.
Arranca con un tributo a Almodóvar
El cine de verano está en el centro de Madrid / Hotel Emperador
  • Café con cine: ¿a quién no le apetece la opción de ir a tomar un café o un picoteo y quedarte en ese mismo local a ver una película? Dr Steam, en el madrileño barrio de Lavapiés, es la alternativa. Al final del local hay una salita con 10 cómodas butacas donde se pueden ver ciclos mensuales temáticos, con unas 15 películas en sesiones continuas de martes a domingo.  Los domingos por la mañana la salita es para las proyecciones infantiles.
Este café-cine está en el centro de Madrid / Instagram | Dr.Steam
Este café-cine está en el centro de Madrid / Instagram | Dr.Steam
  • Cine en las azoteas de los edificios. Otra alternativa curiosa es la que ha llevado a muchas ciudades del mundo Rooftop Cinema Club, que ha convertido en cines de barrio las azoteas de muchos edificios de Los Ángeles, Nueva York, San Diego o Houston y de Londres. Este proyecto nació en 2011 y tiene como objetivo brindar una experiencia cinematográfica única, con vistas espectaculares como ventaja adicional.