Información sobre vivienda y economía

El corte inglés fagocita varias tiendas sfera en busca de su rentabilidad

tienda de sfera a pie de calle

La cadena de moda sfera, lanzada por el corte inglés para competir contra zara y mango, ha echado el cierre del local que tenía en uno de los centros comerciales más grandes de España, Madrid xanadú. La compañía que preside isidoro álvarez ha procedido a reubicar a la cadena de ropa dentro del propio corte inglés del centro comercial, algo que ya ha ocurrido en otras ocasiones

Y es que sfera no sólo ha cerrado el local que tenía en xanadú para pasar a tener su propio corner en la matriz, sino que también ha ocurrido lo mismo en otras ubicaciones, como por ejemplo, Valladolid y Albacete. En Valladolid sfera contaba con una tienda en el paseo zorilla que han cerrado para tener su propio espacio en el corte inglés situado en esta misma calle. Lo mismo ha ocurrido en la capital de Albacete, donde la cadena de moda se instaló en la calle tesifonte gallego en septiembre de 2008 pero en la actualidad sólo tiene presencia dentro de el corte inglés de la avenida de España

En la última junta de accionistas, isidoro álvarez, presidente del corte inglés, aseguró que debía redefinirse el formato comercial de sfera para elevar su rentabilidad y alcanzar beneficios. Según ha podido saber ahora idealista news de fuentes del corte inglés, una de las soluciones pasa por la implantación de tiendas de sfera en los centros comerciales de el corte inglés, tanto en España como en Portugal

Según reza su memoria presentada en agosto de 2009, al cierre de 2008 había 19 tiendas bajo esta modalidad. Sfera ya había desarrollado este formato en México donde, además de establecimientos a pie de calle, cuenta con espacios exclusivos dentro de algunos grandes almacenes de la cadena liverpool. Las tiendas sfera arrojaron unas pérdidas de 27 millones de euros en 2008, lo que supone el tercer año en negativo, tras los 14 millones de pérdidas de 2007 y el millón y medio de 2006, una tendencia al alza que ha coincidido con la caída del consumo en el sector textil