Información sobre vivienda y economía

El gobierno allana el camino para que sea más atractivo invertir en inmuebles en alquiler a través de las socimis

Autor: Redacción

El gobierno está inmerso en la reforma de la ley 11/2009 que se aprobará próximamente y que afectará a las denominadas socimis, sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario, para hacerlas más atractivas a los inversores. Miguel temboury, subsecretario de estado de economía, afirma que "la finalidad de la reforma es el fomento del alquiler, ya que la tasa en España ronda el 17% y la media europea llega al 30%"

En unas jornadas celebradas en la bosa de Madrid, el subsecretario de estado ha señalado que las condiciones han cambiado para una gran cantidad de españoles. Por un lado hacen falta viviendas pequeñas y baratas para que los jóvenes puedan emanciparse y, por otro, la flexibilidad del mercado laboral español hace que exista una gran movilidad geográfica en las empresas, motivo por el cual muchas veces es preferible alquilar la vivienda de forma temporal, antes que comprarla

Las socimis son un instrumento de inversión inmobiliaria y nula fiscalidad asociado al mercado del alquiler, cuyo proyecto de ley publicado el pasado 7 de septiembre en el boletín oficial de las cortes generales, modifica sustancialmente su actual régimen legal, regulatorio y fiscal. Si bien fueron creadas originalmente inspirándose en las reit (real estate investment trust) que funcionan de forma muy satisfactoria en Europa (Francia e Inglaterra, fundamentalmente) y estados unidos, ninguna socimi ha salido a cotizar en bolsa desde la aprobación de la ley en 2009. Este decepcionante resultado se ha debido, en un contexto bursátil e inmobiliario difícil, a los requisitos de free float del 25% y difusión (mínimo de 100 inversores), exigidos para cotizar en el mercado continuo

Con la nueva regulación, las socimis podrán elegir cotizar en el mab, lo que ahorrará muchos gastos al emisor y garantizará liquidez inmediata para el inversor. Otras exigencias de la nueva norma se refieren a que las socimis precisarán un capital social mínimo de cinco millones de euros, su activo puede estar compuesto por un solo inmueble destinado al arrendamiento, lo que posibilitará la entrada de numerosos emisores (pequeños propietarios de inmuebles) que se encontraban vedados por la anterior regulación, que al menos el 80% de los inmuebles aportados en la sociedad deben dedicarse al alquiler, permanecer como activo al menos tres años y repartir dividendos al accionista en una cuantía no inferior al 80% de los resultados por rentas, el 50% de los resultados por ventas (excepto reinversión) y el 100% del resto de beneficios obtenidos