Información sobre vivienda y economía

S&P: La subida del precio de la vivienda se reducirá a la mitad en menos de un lustro

Autor: Redacción

Comprar una casa en España en el año 2022 será un 2,2% más barato que en este ejercicio. O al menos eso es lo que se desprende de los últimos datos arrojados por S&P. La agencia sitúa a España en un cuarto lugar dentro de Europa, en cuanto al ritmo de crecimiento de los precios de las viviendas. En este sentido, Alemania, Holanda y Portugal ocupan las tres primer plazas en este particular ranking. 

La caída de los precios en el sector residencial se producirá de manera paulatina. Sera una recesión progresiva y en una tónica más sólida que en el resto de grandes ciudades del Viejo Continente. En concreto, en España, el coste de adquirir una vivienda crecerá un 5,5% este año y un 4,4% en 2020. Este descenso continuará en los siguientes ejercicios, porque en el año 2021 el crecimiento alcanzará el 3,9% y en 2022 el 3,3%, según datos y previsiones de S&P. 

La agencia de calificación señala que durante el primer trimestre los aumentaron un 6,9%, cifra que está por encima de la registrada en 2018 (6,7%), pero por debajo de la de 2017 (7,2%). Asimismo, apunta que la economía española está resistiendo la recesión en la eurozona y que la tasa de desempleo está registrando un crecimiento sólido. Además, entiende que la confianza del consumidor continúa apoyando al mercado inmobiliario.

De todos modos, S&P incide en las diferencias que todavía existen en el mercado residencial de España. Desigualdades que representan a la perfección comunidades como Madrid y Barcelona están muy por encima del resto. De hecho, la agencia recuerda que el metro cuadrado en Madrid cuesta hasta tres veces más que en Extremadura, región que experimentó un crecimiento negativo del precio en el primer trimestre de este 2019. 

Los datos de Extremadura contrastan con el crecimiento de más del 8% registrado en la capital o del 6% en Cataluña. A pesar de estas diferencias, S&P explica que el exceso de oferta en vivienda ha desaparecido y que en el mercado inmobiliario hay cada vez más tensiones.

Uno de los pilares en los que se basa S&P para justifica el crecimiento de la vivienda es la buena salud de la que goza el mercado laboral. Un factor que apoyarán estas previsiones, aunque la agencia avisa que la creación de empleo deberá ralentizarse.

Por su parte, la construcción es otro de los aspectos que respaldan estos datos. En este sentido, S&P estima que, aunque la inversión en construcción sea del 11% del PIB, la demanda debería impulsar a la baja la oferta de vivienda y sostener el crecimiento de los precios. Por otro lado, considera que las hipotecas deberían estabilizarse en niveles históricamente bajos.

"Esperamos que la inflación repuntará el próximo año, lo que ayudará a mantener bajas las tasas de interés reales y apoyará la demanda de vivienda", afirman desde la agencia. S&P espera que la demanda de viviendas se mantenga "fuerte" por las condiciones económicas favorables y los bajos tipos de interés, pero que se suavizará conforme empeore su asequibilidad. Por ello, prevé que el crecimiento del precio de la vivienda continúe fuerte, aunque espera que este se desacelerará.

También recuerda que la encuesta de préstamos bancarios del Banco Central Europeo (BCE) muestra que los bancos esperan que la demanda de hipotecas se mantenga estable a finales de este año. Además, ha afirmado que los bancos esperan endurecer las concesiones de crédito. También cree que la escasez de viviendas empeorará en algunas zonas de Madrid y que el crecimiento de los precios permanecerá por encima del promedio nacional.

ITALIA Y EL BREXIT, PROTAGONISTAS EN EUROPA

Con respecto al panorama en Europa, S&P pronostica que la vivienda continuará creciendo en los próximos dos años, pero a un ritmo mucho más lento que en ejercicios anteriores. No obstante, en la mayoría de los países que cubren este informe, la vivienda aún es más asequible que antes de la crisis financiera de 2008-2009, cuando las tasas de precio a ingresos alcanzaron picos históricos.

En los diez mercados del Viejo Continente analizados, sólo en Italia será más barato comprar en el año 2020 y 2021. Por su parte, en el Reino Unido, la incertidumbre sobre el Brexit está disminuyendo la actividad y arrastrando la expansión del precio de la vivienda, principalmente en Londres, según las conclusiones de S&P. 

Estas son las previsiones que maneja la agencia de calificación crediticia para los principales países europeos:

País Previsión 2019 (%) Previsión 2020 (%) Previsión 2021 (%) Previsión 2022 (%)
Bélgica 3 2.4 2 2
Francia 3.4 3.1 2.7 2
Alemania 5.3 4.5 3.8 3.3
Irlanda 2.5 4 4 3.5
Italia -0.9 -0.4 0.3 1
Países Bajos 6.5 5.5 4.6 4
Portugal 8 5.9 4.8 4
España 5.5 4.4 3.9 3.3
Suiza 3 2.4 2.2 2
Reino Unido 0 1.5 3.5 4