Información sobre vivienda y economía

Ideas de decoración: Todo lo que tienes que preguntarte antes de reformar tu cocina

Lexington Textil
Lexington Textil
Autor: houzz

Dos expertas con una larga experiencia en el diseño de cocinas responden las 11 dudas más habituales para evitar errores que te impidan disfrutar al máximo de tu cocina. Desde hábitos, gustos y necesidades, además de un análisis del espacio disponible, hasta sus posibilidades y limitaciones. Estas son algunas cuestiones importantes en la reformar de la cocina.

Expertas consultadas: 

¿Amplío la cocina?

Esta es la primera pregunta a plantearnos. “Muchos usuarios ven los tabiques como una especie de Gran Muralla China. Lo cierto es que redefinir el perímetro de la cocina, ya sea para agrandarla, darle más luz o tener un espacio más equilibrado, puede resultar clave para transformarla y apenas supone un 10% del valor total de la reforma”, dice Lluïsa Deulonder, fundadora de Deulonder Arquitectura Doméstica.

¿Apuesto por una cocina abierta?

“Siempre aporta beneficios abrir la cocina porque no solo se trata de ganar amplitud sacando el máximo partido a espacios intermedios que, de otro modo, suelen desaprovecharse, sino que mejora la calidad de vida de los ocupantes de la casa, ya que se multiplican las ocasiones compartidas”, opina Raquel García, interiorista de Clysa.

La tendencia es convertir la cocina en un espacio de convivencia. Esto puede traducirse en espacios totalmente abiertos o en soluciones intermedias, como grandes puertas correderas o acristalamientos que comuniquen o independicen las zonas según el momento”, apunta Lluïsa Deulonder.

Pero, realmente… ¿qué implica abrir la cocina al salón?

“Una cocina abierta tiene muchas ventajas pero hay que tener muy claro que, para que funcione bien, su planificación debe ser exhaustiva, de forma que haya un sitio para cada cosa y que cada cosa esté en su sitio”, puntualiza Lluïsa Deulonder.

“La clásica objeción de los humos y las grasas no se sostiene con una campana extractora bien dimensionada, aunque sí hay que pensar bien las ubicaciones de las distintas zonas”, asegura Raquel García.

Office: ¿sí o no?

“Por pequeña que sea la cocina, siempre hay reservar un rincón, para tomar un café, una comida rápida o, simplemente, para charlar un rato”, dice Lluïsa Deulonder.

En opinión de Raquel García, la decisión de integrar un office en la cocina no depende del espacio, sino de las costumbres de cada uno. “Puede que una mesa y unas sillas convencionales no hagan más que estorbar si no solemos comer en la cocina, pero una barra que comunique la cocina con un espacio contiguo puede convertirse en un elemento muy versátil, ideal para aperitivos, desayunos, espacio de apoyo”, opina.

Me encantan las islas de cocina. ¿Puedo permitirme una?

“Hay que garantizar un paso mínimo de 80 cm a su alrededor. Cumplido este requisito hay islas que se adaptan a todo tipo de espacios: desde 60 o 90 cm hasta lo que se desee”, aclara Lluïsa Deulonder, que aconseja este tipo de soluciones “para convertir la cocina en un espacio más participativo”.

¿Cuál es la mejor distribución para la cocina?

“La distribución ideal es la que resuelve todas las secuencias de trabajo y lo hace lo más cómodo posible”, opina Lluïsa Deulonder.

En este sentido, García cree que es vital enumerar todo lo que queremos tener en la cocina, planteándonos si realmente lo necesitamos o es un capricho. “Si se quieren muchos electrodomésticos y 'gadgets' tecnológicos, necesitaremos muchas columnas para integrarlos y estos elementos ya van a definir el espacio de la cocina”.

¿Qué revestimientos pongo?

La cerámica ha dejado de ser la única opción para las paredes de la cocina. “Es un mito que la cerámica es el material más higiénico porque las baldosas tienen juntas que se ensucian y, según cómo estén colocada puede acumularse suciedad”, confiesa Lluïsa Deulonder.

En su opinión, sea cual sea el material elegido siempre es mejor con dibujos y degradados porque se ven limpios más tiempo. “Los materiales más resistentes y fáciles de limpiar, como los porcelánicos, las piedras o los nuevos compactos pueden usarse zonas como el frontal de la encimera. Para el resto de la cocina la pintura ofrece más posibilidades decorativas y permite actualizar el espacio sin necesidad de obras”.

¿Qué suelo es el más apropiado?

Los porcelánicos en piezas de gran formato, que minimizan las juntas en estancias pequeñas, son una de las opciones más populares. “Hay muchos materiales para elegir, incluidos laminados especiales para cocina, que se mantienen limpios fácilmente”, asegura Lluïsa Deulonder. Además, en su opinión, el suelo no debería ser nunca mate, pero tampoco muy oscuro ni muy blanco.

¿Qué material elijo para la encimera?

“Que sea práctico, fácil de mantener limpio, que no se queme ni se raye –recomienda Lluïsa Deulonder. Además, mejor en colores tranquilos, ya que en la cocina los alimentos y accesorios suelen aportar mucho color”.

Raquel García cree que cada material tiene sus virtudes y sus inconvenientes: “un material como el Corian permite crear superficies sin juntas por lo que puede ser la solución ideal para una cocina en ‘U’ en la que, de otro modo, habría muchos encuentros entre los planos de trabajo.

Por otra parte, los laminados de nueva generación ofrecen grandes posibilidades a la hora de dar el mismo acabado a la superficie que a las puertas de los armarios. De este modo, se puede jugar con los volúmenes de una forma nueva”, dice.

¿Cuántos armarios necesito?

“Obviamente, dependerá de los utensilios que tengas y uses”, responde Lluïsa Deulonder. La propia Lluïsa realizó un experimento con el que demostró que todo el equipamiento de una cocina que ocupaba una superficie de 30 m2 se puede guardar perfectamente en los armarios de una cocina de 6 m2.

“El secreto es tener las cosas ordenadas (nosotros colocamos sobre los planos todo lo que irá en el interior de los armarios fotografiado) y aprovechar los módulos bajos, de los que pueden emplearse hasta los zócalos”, dice.

Raquel García apunta otra idea interesante: “colocar cajones de extracción total, en lugar de los clásicos armarios convencionales, para duplicar la capacidad de almacenaje de la cocina”.

¿Contrato a un interiorista para diseñar mi cocina?

“Poner la cocina en manos de un profesional de la decoración, que se responsabilice de que todo encaje y responda a lo que queremos es una forma de ahorrar porque se minimizan las equivocaciones”, asegura Lluïsa Deulonder.

“Sin duda, un particular puede tener muchas buenas ideas de cómo quiere su cocina, pero un profesional le ayudará a ordenarlas”, dice Raquel García, Además, añade que muchas empresas de reformas integrales de cocina ofrecen “un completo asesoramiento en ese sentido, sin ningún coste añadido al presupuesto de la reforma y, generalmente, como parte del presupuesto sin compromiso”.

Otras noticias en Houzz: