Información sobre vivienda y economía

Un californiano encuentra un tablero gigante de monopoly bajo la moqueta del dormitorio

Autor: Redacción

El monopoly es probablemente el juego de mesa más exitoso de todos los tiempos, al menos así lo atestiguan las más de 200 millones de unidades vendidas de desde que salió al mercado en plena resaca de la gran depresión estadounidense. A lo largo de estas ocho décadas, millones de personas de hasta 80 países han jugado a convertirse en magnates inmobiliarios, o acabado en la más absoluta bancarrota intentándolo

De lo que no hay duda es de que el juego comercializado por charles darrow en 1935 levanta pasiones, y sino que se lo digan a nyeland newel. Cuando este californiano levantó la moqueta del dormitorio de su casa en fresno se encontró que durante años había estado durmiendo sobre un gigantesco tablero del popular juego de mesa pintado sobre el parqué. Eso sí, con una peculiaridad: las casillas de ‘caja de comunidad’ habían sido sustituidas por la silueta de mujeres desnudas

“Es una especie de juego de mesa ‘picante’, algo así como strip monopoly”, ha explicado newel al diario ‘new york daily news’, al que confesó que únicamente pudo jugar una vez con el tablero –eso sí, con las reglas tradicionales– antes de que su mujer le abandonase y no le quedase más remedio que vender la casa, construida en los años 30

“Mi mujer quería que le diera un ‘look’ más clásico al suelo, así que me obligó a pintarlo y poner moqueta sobre el tablero”, ha asegurado el descubridor de este peculiar monopoly a tamaño real, que bromeo con que las desavenencias sobre el futuro del juego “fueron lo que acabó con nuestro matrimonio”

Newel vendió la casa hace tres años y no tuvo la oportunidad de advertir a los nuevos propietarios sobre el tesoro que se escondía bajo la moqueta, así que decidió hacer públicas las fotos del tablero y compartirlas con los internautas a través de reddit. Ahora se plantea pitar el suelo de su nueva casa con los motivos de algún otro juego de mesa: “creo que me decantaré por el scrabble”