Información sobre vivienda y economía

El Gobierno plantea nuevos ‘impuestos verdes’ para ingresar 500 millones

Autor: Redacción

Dentro del plan presupuestario enviado por el Gobierno español a Bruselas el pasado viernes se incluye unos ingresos adicionales de 500 millones de euros procedentes de nuevos impuestos medioambientales, que se unen al incremento impositivo ya anunciado por el Ejecutivo sobre el alcohol, el tabaco y las bebidas azucaradas. España es uno de los países de la UE que menos recauda por ‘impuestos verdes’, según datos de Eurostat.

El Gobierno de Mariano Rajoy ha añadido al plan presupuestario enviado a Bruselas unos 500 millones de euros procedentes de nuevos impuestos medioambientes, que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no informo en el Consejo de Ministrios donde sí se informó del aumento de impuestos para el tabaco, el alcohol y las bebidas azucaradas.

En el caso de los cigarrillos sube un 2,5% que supondrá una subida de los ingresos de 100 millones de euros. Para el alcohol, la fiscalidad que grava estos productos, donde se excluye la cerveza y el vino, se incrementa un 5%, lo que supondrá otros 50 millones de euros. Mientras que para las bebidas azucaradas se ingresarán a partir de 2017 otros 200 millones.

Ahora, se conoce que el Gobierno prevé aumentar los gravámenes sobre la producción de energía, la contaminación y los hidrocarburos. Esta fiscalidad verde se lleva aplicando en España desde 2012 y durante el año pasado aportaron 1.864 millones de euros, según la Agencia Tributaria.

Sin embargo, según datos de Eurostat, España es uno de los países de la UE que menos recauda por ‘impuestos verdes’. Ingresa apenas un 1,86% del PIB mediante estos gravámenes, cuando la media europea alcanza el 2,5% del PIB.

Entre los posibles aumentos, a falta de acuerdo con el resto de partidos políticos, se encuentran el impuesto sobre gases fluorados de efecto invernadero, el canon por la utilización de aguas continentales para la generación de energía eléctrica, el impuesto sobre el valor de la producción de energía eléctrica, sobre combustible nuclear gastado y residuos radioactivos y el impuesto sobre el almacenamiento de residuos radiactivos. Al Ejecutivo de Rajoy se cuestiona si subir la fiscalidad sobre los hidrocarburos, algo que perjudicaría de lleno a los transportistas.