Información sobre vivienda y economía

Renta 2018: las deducciones ligadas a la vivienda más desconocidas que ofrecen las CCAA

Autor: Redacción

Las deducciones renta 2018 son una buena manera de reducir la ‘factura fiscal’ de la declaración de la renta. Y lo cierto es que muchas autonomías ofrecen al contribuyente una batería de bonificaciones vinculadas a la vivienda que van más allá de las relacionadas con el alquiler, la compra y la rehabilitación.

Algunas tienen bonificaciones por tener contratado a un empleado o empleada del hogar, por poner internet en casa o por el consumo de la luz y el gas. También hay deducciones por invertir en instalaciones o dispositivos que ahorran energía. En el manual de la Campaña de la Renta 2018 que ha publicado la Agencia Tributaria encontramos hasta ocho comunidades con algunas de estas propuestas. Resumimos dónde se aplican, en qué consisten y cuáles son los requisitos para poder acogerse a ellas:

Andalucía

Baleares

Canarias

Castilla y León

Galicia

Murcia

La Rioja

Comunidad Valenciana

Andalucía: por tener empleados del hogar

Los contribuyentes andaluces tienen una deducción “por ayuda doméstica”. Permite deducirse el 15% del importe satisfecho a la Seguridad Social correspondiente a la cotización anual de un empleado o emplaada del hogar familiar y habitual, con un máximo de 250 euros.

Hacienda aclara que “se tendrá en cuenta el importe satisfecho por el titular del hogar familiar que conste como tal en la Tesorería General de la Seguridad Social, por la afiliación en Andalucía al Sistema Especial para Empleados del Hogar del Régimen General de la Seguridad Social, siempre que, a la fecha de devengo del impuesto (normalmente, el 31 de diciembre), concurran los requisitos y de demás condiciones”.

Entre las exigencias está que los cónyuges o parejas sean madres o padres, que ambos perciban rendimientos del trabajo o de actividades económicas, y que se lo aplique en su totalidad uno de los dos (no se puede prorratear). En el caso de una pareja de hecho, ésta debe estar inscrita en el Registro de Parejas de Hecho de Andalucía para poder beneficiarse de esta deducción.

Baleares: por hacer la vivienda más sostenible

La autonomía ofrece una deducción del 50% de la inversión para mejorar la calidad y sostenibilidad de la vivienda y que constituya la vivienda habitual del propietario o el inquilino. La base máxima marca un límite de 10.000 euros anuales y se refiere a mejoras que tengan que ver con la generación o el uso de energías renovables (instalación de paneles solares, por ejemplo) o de mecanismos que favorezcan el ahorro de agua.

Por otro lado, la comunidad exige que dichas inversiones mejoren al menos en un nivel la calificación de la eficiencia energética de la vivienda. Cumpliendo estos requisitos, los contribuyentes pueden aplicarse la deducción siempre y cuando su base imponible no supere los 30.000 euros en tributación individual o 48.000 euros en la conjunta.

Canarias: por contratar un seguro de impago del alquiler

Hay una deducción renta 2019 Canarias para los propietarios: los seguros que se contratan para cubrir los impagos de las rentas. Permite deducirse el 75% de los gastos satisfechos por el contribuyente en concepto de primas de seguros que cubran total o parcialmente el impago de las rentas, con un límite de 150 euros anuales en tributación individual y conjunta.

¿Y cuáles son los requisitos? Que el contrato de alquiler dure al menos un año, que se haya constituido el depósito de la fianza en el organismo competente (Instituto Canario de a Vivienda), que el propietario declare las rentas que obtiene por el alquiler y que esté al corriente de sus obligaciones fiscales. Otra de las exigencias es que la renta mensual no supere los 800 euros.

Castilla y León: por tener empleados del hogar

Al igual que en Andalucía, en Castilla y León también hay una deducción por la Seguridad Social que paga el empleador. En este caso es del 15% de las cantidades pagadas con un límite máximo de 300 euros, siempre que los contribuyentes que pueden aplicarse esta bonificación tengan un hijo menor de cuatro años y que la base imponible del contribuyente no supere los 18.900 euros en tributación individual ni 31.500 euros en la conjunta.

Galicia: por usar Internet de alta velocidad y energías renovables

La comunidad gallega ofrece a los contribuyentes otras dos desgravaciones interesantes. Una de ellas permite deducirse los gastos dirigidos al uso de nuevas tecnologías en el hogar, basada en un 30% de las cantidades satisfechas en concepto de cuota de alta y cuotas mensuales de Internet mediante la contratación de líneas de alta velocidad, con un límite de 100 euros tanto en tributación individual como conjunta.

Ahora bien, esta deducción solo está disponible para el ejercicio en el que se dé de alta el contrato, que debe estar destinado al uso del hogar y no a fines empresariales o profesionales. Además, la Agencia Tributaria avisa: “no resultará aplicable si el contrato de conexión supone simplemente un cambio de compañía prestadora del servicio y el contrato con la compañía anterior se ha realizado en otro ejercicio. Tampoco resultará de aplicación cuando se contrate la conexión a una línea de alta velocidad y el contribuyente mantenga, simultáneamente, otras líneas contratadas en ejercicios anteriores”.

Al margen de Internet, en Galicia también existe una deducción por inversión en instalaciones de climatización y/o agua caliente sanitaria que empleen energías renovables en la vivienda habitual y destinadas al autoconsumo.

Se trata de una deducción del 5% de las cantidades satisfechas, con un límite de 280 euros por contribuyente y está sujeta a varias condiciones: la instalación debe estar debidamente registrada por el instalador y contar con un código de verificación. Es necesario contar con el presupuesto y el justificante de pago, y haber pagado mediante tarjeta, transferencia bancaria, cheque o ingreso en cuenta. En el caso de edificios en régimen de propiedad horizontal, la deducción puede aplicársela cada uno de los propietarios en el porcentaje que le corresponda de la comunidad de propietarios.

Murcia: por instalar dispositivos para ahorrar agua y usar energía limpia

La comunidad murciana también tiene bonificaciones vinculadas a la sostenibilidad. Una de ellas es la que ‘premia’ las inversiones en dispositivos domésticos de ahorro de agua, que permite una deducción del 20% de las inversiones realizadas con un máximo de 60 euros anuales. Eso sí, para beneficiarse de esta deducción hay que cumplir varios requisitos: la inversión debe realizarse en la vivienda habitual del contribuyente y que exista un reconocimiento previo por parte de la Administración de que procede su aplicación.

Otra de las deducciones disponibles en Murcia es por invertir instalaciones de recursos energéticos renovables: ofrece un 10% de las inversiones realizadas para instalar mecanismos que usen energía verde, como la solar térmica, la fotovoltaica o la eólica. El límite máximo de la deducción es de 1.000 euros anuales y entre los requisitos a cumplir está que la instalación se realice en una vivienda habitual (tanto para el propietario como para un inquilino que sea persona física) o que la propia Administración reconozca previamente que el contribuyente puede aplicarse esta bonificación.

La Rioja: por los servicios básicos a los jóvenes emancipados

Esta comunidad tiene dos deducciones interesantes para los jóvenes emancipados: una de ellas por el acceso a Internet y, la otra, por el suministro de la luz y el gas.

En el primer caso, ofrece una bonificación del 30% de los gastos anuales pagados para los contribuyentes emancipados de hasta 35 años. Ahora bien, la deducción debe aplicarse en el ejercicio en el que el joven suscriba un contrato de acceso a Internet en su vivienda habitual (tanto en propiedad como de alquiler), que el contrato no esté vinculado a una actividad económica.  La deducción se amplía hasta el 40% en varios casos: una persona sola con menores a cargo, una mujer o que resida en un municipio pequeño de la autonomía.

La Agencia Tributaria establece más requisitos: por ejemplo, que el contrato se firme con una antelación mínima de seis meses a la fecha de devengo del impuesto, que se mantenga al menos durante ese tiempo, que el contrato esté a nombre del contribuyente con derecho a deducción y que solo se puede aplicar una única vez por vivienda y contribuyente. En el caso de que puedan aplicarse la deducción más de un contribuyente, ésta será prorrateada.

En el caso del suministro de luz y gas, la deducción es del 15% de los gastos anuales facturados y pagados. Como en el caso anterior, debe tratarse de la vivienda habitual (en régimen de propiedad o alquiler) y es para menores de 36 años. Si el contribuyente es una mujer o reside en un pequeño municipio de la región, la bonificación se amplía al 20%, mientras que si se trata de una persona sola con menores a cargo se eleva al 25%.

También deben cumplirse las consideraciones generales del caso anterior: solo puede aplicarse una vez por vivienda y contribuyente, el contrato debe estar a nombre del beneficiario y realizarse al menos seis meses antes del devengo del impuesto y mantenerse ese tiempo. En el caso de que convivan más de un contribuyente con derecho a deducción, ésta será prorrateada entre ellos.

Comunidad Valenciana: por el trabajo del hogar e invertir en la sostenibilidad

También hay deducciones en la Comunidad Valenciana en Renta 2018. Una de ellas permite una deducción de 153 euros por la realización de las labores en el hogar familiar por uno de los cónyuges, y siempre que solo uno perciba rendimientos del trabajo o de actividades económicas.

Además, es necesario que la base imponible del contribuyente no supere los 25.000 euros, o que ninguno de los miembros de la unidad familiar obtenga ganancias patrimoniales, rendimientos íntegros del capital mobiliario o inmobiliario, que, en conjunto, superen los 357 euros, ni le sean imputadas rentas inmobiliarias. El fisco también añade que los cónyuges deben tener dos o más hijos que den derecho a la deducción en concepto de mínimo por descendientes.

Otra de las deducciones que ofrece la región mediterránea es por las inversiones en instalaciones de autoconsumo de energía eléctrica o destinadas al aprovechamiento de determinadas fuentes de energía renovables (biomasa, fotovoltaica, eólica...) tanto en la vivienda individual como en el edificio. Se trata de una bonificación del 20% de las inversiones realizadas, sin incluir las que cantidades aportadas por las instalaciones obligatorias según el Código Técnico de la Edificación (CTE), con un límite de 8.000 euros por cada vivienda y ejercicio.

Por último, la autonomía tiene disponible una deducción por obras de conservación o mejora de la calidad, sostenibilidad y accesibilidad en la vivienda habitual. Las realizadas a partir de enero de 2017 tienen una bonificación del 20% con una base máxima de 5.000 euros. La inversión debe haberse llevado a cabo en la vivienda habitual (quedan fuera las obras en plazas de garaje, jardines, parques, piscinas, instalaciones deportivas...)

Solo pueden aplicarse esta deducción los contribuyentes cuya base imponible no supere los 25.000 euros en tributación individual o 40.000 euros en la conjunta, y el pago debe haberse realizado mediante tarjeta, cheque, transferencia o abono en cuenta. También están disponibles las deducciones por las obras realizadas en 2014 y 2015, y sus bonificaciones son del 10% y el 25%, respectivamente.