Información sobre vivienda y economía

Deutsche Bank avisa: las nuevas tecnologías desestabilizarán el mercado laboral y la economía

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El banco alemán cree que los países desarrollados se enfrentan al mayor cambio visto en generaciones por culpa del auge tecnológico. La entidad alerta de que el sector no traerá tanta bonanza como dicen las previsiones, sino que poco a poco irá mermando la fuerza laboral. “Por primera vez desde la revolución industrial las nuevas tecnologías destruyen más empleo del que crean”, asegura.

Deutsche Bank ha publicado un informe sobre el impacto que tendrán las nuevas tecnologías en la economía… y sus conclusiones son demoledoras.

En él, la entidad financiera germana no habla ni de riqueza, ni de conectividad. Todo lo contrario: está convencida de que el desarrollo digital está creando un monstruo que dentro de un tiempo devorará a gran parte del mercado laboral y conducirá al mundo desarrollado al mayor cambio de las últimas generaciones.

En concreto el banco asegura que “la fuerza laboral va a ser cada vez menos necesaria para mantener y aumentar los niveles de producción. Esto ya está empezando a ser un factor evidente en varios países que siguen creciendo sin la necesidad de crear empleos y subir salarios. Este profundo cambio conllevará con toda seguridad inmensos cambios económicos e implicaciones sociales”.

Para justificar sus duras palabras, Deutsche Bank ha recordado que “por primera vez desde la revolución industrial, la tecnología está destruyendo más puestos de trabajo de los que va a conseguir crear. En los países desarrollados estamos acercándonos al mayor cambio visto en generaciones”.

Según la entidad, el error latente es concebir el desarrollo tecnológico como una oportunidad, un futuro de bonanza y cuantiosos beneficios empresariales. “La desaparición del trabajo en unas sociedades que se han basado en el propio trabajo ya no es sólo un problema económico, sino uno social y político mucho más amplio”, detalla la firma.

La máquina vence al trabajador

El estudio insiste en que la tecnología ha desplazado a la mano de obra a un segundo plano dentro del tejido productivo. “La producción depende del capital (maquinaria, ordenadores…) mientras que el trabajo ha perdido su poder, está sujeto a peores condiciones laborales y ha hecho del desempleo una de las consecuencias”, señala.

El banco alemán cree que nos encontramos en un bucle de salarios estancados y elevados beneficios del que es prácticamente imposible salir. “Las empresas compiten por ser más innovadoras y cada vez invierten más dinero en ello. Sin embargo, esta tendencia reduce la dependencia del factor trabajo y a su vez erosiona los sueldos, al tiempo que incrementa los beneficios”, concluye.