Información sobre vivienda y economía

Las grandes ciudades españolas, entre las mejores del mundo para invertir en inmobiliario en 2018

Autor: Redacción

Los inversores van a mirar este año mucho más allá de Nueva York, Londres y Tokio. Y es que las grandes consultoras internacionales aseguran que la falta de producto prime en las ‘global cities’ está empujando al capital interesado en el sector inmobiliario a buscar nuevos destinos. Y es aquí donde entran en juego las ciudades de dimensiones más reducidas. 

Con el objetivo de diversificar su portfolio, buscar activos prime que den buenas rentabilidades y encontrar oficinas en lugares que ofrezcan buena calidad de vida a los empleados son algunos de los factores que permitirán a Madrid, Barcelona, Berlín, Ámsterdam, Dublín o Hamburgo ganar protagonismo este año.

Entre las grandes apuestas para este 2018 encontramos a la china Shenzen, a las alemanas Berlín y Hamburgo, y a las cuatro ciudades españolas más grandes por volumen de población: Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Todos ellos son mercados maduros, aunque ofrecen más oportunidades de inversión que Londres o Nueva York.

En el caso de Alemania, la gran locomotora económica europea, el principal interés está los nuevos desarrollos urbanísticos e inmobiliarios en las principales ciudades (Berlín, Hamburgo y Fráncfort), mientras que 2018 será un buen año para la promoción inmobiliaria en España, igual que en Portugal. En el caso de las ciudades domésticas, un punto a favor es la atracción turística, el crecimiento económico y el precio, que sigue siendo más competitivo que en otras grandes ciudades en todos los segmentos (residencial, oficinas, retail…)

Los expertos creen que las oficinas y los locales serán los activos estrella de Madrid, que se ha convertido en una de las ciudades más influyentes del mundo. En el caso de Barcelona tienen especial peso la logística y los activos alternativos como las residencias de estudiantes. Sevilla, por su parte, tiene especial interés en los centros comerciales (se están construyendo allí algunos de los más modernos del país) y también destaca el incipiente tirón de la logística y la nueva oferta cultural y hotelera.

Dentro del Viejo Continente también serán interesantes urbes como Viena, Ámsterdam, Estocolmo o Copenhague, mientras que en Canadá resulta interesante Vancouver y en Japón, Kioto. En China el caso más destacado es el de Shenzen, que es la ciudad del mundo donde más han crecido las rentas de las oficinas en 2008 y la segunda con mayor potencial de crecimiento económico del planeta. En su caso, los expertos también ven posibilidades en el sector residencial prime y en el retail.