Información sobre vivienda y economía

El problema de las casas vacías en Japón llega a las grandes ciudades

Autor: Redacción

El Gobierno nipón mantiene cinco años después incentivos fiscales y ayudas para reducir las cerca de ocho millones de viviendas abandonadas por todo el país. Un cuarto de ellas se tendrá que demoler. Aunque se pueda pensar que es un problema endémico de la despoblación en zonas rurales, casi dos de cada 10 apartamentos en la periferia de las grandes ciudades están vacíos.

Japón sigue viviendo cinco años después el problema de las viviendas vacías. Según un estudio elaborado por el Gobierno, en 2013 existían ocho millones de casas abandonadas, situadas sobre todo en zonas rurales. La despoblación de esas zonas, junto al envejecimiento de la población y los desastres naturales han dejado un panorama de viviendas abandonadas en la mayoría de los pueblos nipones.

Para volver a habitar estas viviendas, el Gobierno japonés ofreció incentivos fiscales para la compraventa y alquiler de las casas que no terminan de encajar. La caída de la población en zonas rurales, unido a la superstición de habitar en casas antiguas, donde los espíritus de sus moradores aún se sienten o fueron viviendas donde fallecieron personas, impide que esta medida se implemente.

El Gobierno también ofrece ayudas para rehabilitar las viviendas abandonadas, la mayoría construidas en madera, a la vieja tradición nipona. Pero el estudio afirma que un cuarto de las viviendas jamás se recuperará.

Lejos de reducir la cantidad de casas vacías, el problema llega a la periferia de las grandes ciudades. En Tokio, por ejemplo, un 70% de la población vive en apartamentos. Cerca de dos de cada 10 apartamentos situados en los llamados suburbios están vacías, lo que puede ahora llamar la atención de posibles interesados. Este dato supone ratio mayor que otras ciudades como Londres, París o Nueva York.

Según el Instituto de Investigación Nomura, para 2033, el numero de viviendas vacías puede crecer hasta los 21,7 millones de casas, llegando a un tercio de todos los inmuebles residenciales del país. Japón vive además un problema de población, con cada vez más fallecimientos que nacimientos y que uno de cada cuatro habitantes tiene más de 65 años. La población nipona caerá un 30% para 2065, por lo que la situación de mercado de la vivienda podrís sufrir aún más este problema de las viviendas vacías.