Información sobre vivienda y economía

Una antigua fábrica en China se reconvierte en un sorprendente alojamiento para estudiantes

MAT
MAT
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

China vive un fuerte proceso de expansión industrial. Por ello, las antiguas instalaciones industriales que se encontraban en los diferentes distritos industriales están quedando obsoletas. Cuando esto ocurre, por lo general, las ciudades sufren un cambio importante. A veces, estas zonas quedan abandonadas durante mucho tiempo. En otras ocasiones, en cambio, si existe presión demográfica y demanda de vivienda, las antiguas zonas industriales pueden ser convertirse en zonas residenciales.

En el distrito de chino de Laishan se ha dado esta circunstancia, y una antigua zona industrial se ha transformado en un espacio en el que conviven apartamentos y universidades. Y algunos de las antiguas fábricas no han sido demolidas, sino que se han aprovechado para darles una nueva vida como apartamentos para los nuevos residentes, estudiante en su mayoría, del distrito.

Uno de los trabajos más llamativos es el ‘Yantai Port Apartment’ desarrollado por el estudio MAT, que ha transformado tres antiguos edificios industriales en un complejo de apartamentos para jóvenes que estudian o trabajan en alguna de las universidades cercanas. El proyecto de regeneración tiene en cuenta la nueva realidad de esta ciudad costera. Por ello, uno de los elementos más destacados es la gama de colores brillantes y luminosos, con el objetivo de construir un nuevo punto de referencia para el área. “La misión que se quería lograr con este proyecto era transformar el espacio industrial en una comunidad de vida compartida para los jóvenes”, afirman en la web.

El antiguo complejo industrial en el que se han alojado estos nuevos apartamentos se divide en tres volúmenes, uno de los cuales está completamente separado de los otros dos. En el lado norte, el edificio queda oculto a la vista debido a dos hileras de frondosos árboles en el lado norte del sitio. Sin embargo, al este, la parcela se enfrenta a un espacio verde abierto. Esta situación se ha aprovechado para buscar un adecuado equilibrio entre la fachada del edificio y el entorno, de tal forma que se ha hecho que el lado este sea la elevación principal del apartamento. El vestíbulo a nivel del suelo también se abre hacia el este y se utiliza como un espacio compartido para actividades públicas.

El edificio original de tres pisos tenía una profundidad limitada, por lo tanto, para proporcionar un espacio interior más grande, el equipo de diseño agregó un nuevo corredor como una suerte de ruta de circulación para conectar cada parte del complejo. La pared exterior del corredor está hecha de ladrillos de vidrio y forma un patio tranquilo junto con el vestíbulo adicional. En el techo del almacén original de dos pisos, también hay algunos espacios comunes para residentes, como comedor, cocina, lavandería y gimnasio. La terraza también se enfrenta al espacio verde abierto en el este y es el espacio al aire libre más popular para actividades de socialización y ocio.

Hay 102 habitaciones en total, con 5 tipos de habitaciones que van desde 5,6 a 7,6 metros de profundidad. Cada unidad se divide en 3 o 4 espacios utilizando particiones modulares, que proporcionan la entrada, baño, sala de estar, área de descanso y espacio de trabajo extendido.

La frontalidad de la elevación este se compone de cuadrados simples, pero dentro de cada uno, el ángulo del muro interior cambia. Pintados de naranja y amarillo, los ángulos variables del diseño crean una interesante visualización de luces y sombras dependiendo de la hora del día. el color también se usa en la elevación para proporcionar un contraste entre los volúmenes blancos y el cielo azul costero.

Hacia el patio interior, el material de la fachada es principalmente un ladrillo de vidrio cuadrado translúcido de 200 mm de ancho. Durante el día, la luz suave brilla en el pasillo a través de los ladrillos de vidrio y refracta las sombras de las personas que se mueven. Por la noche, en cambio, las paredes de color naranja en el corredor y otros espacios públicos están iluminados por una iluminación artificial, y el tenue color amarillo impregna el exterior, dando a los jóvenes un ambiente acogedor y hogareño.