Información sobre vivienda y economía

Los bancos y Sareb podrán pedir las ayudas del Plan de Vivienda si las destinan al alquiler

Autor: Redacción

El gran stock de viviendas sin vender y promociones inacabadas con las que aún cuentan los bancos o la Sareb pueden tener una salida en el alquiler. Entre las medidas que plantea el Plan de Vivienda 2018-2021 ofrecen ayudas de hasta 36.750 euros por inmueble tanto a los promotores públicos como privados si destinan estas propiedades al arrendamiento durante 25 años.

Los bancos o la propia Sareb pueden encontrar una salida al ladrillo residencial de sus balances con la ayuda del Plan de Vivienda 2018-2021. Aunque no sea su principal negocio del inmobiliario o que la duración del plazo les puede parecer excesiva, las entidades se pueden estar planteando dar una salida a unos activos que no les están generando beneficios, sino todo lo contrario. Cada vez tienen que reservar más dinero por ellos.

Se pueden acoger a unas ayudas directas que pueden llegar a los 350 euros/m2, hasta un máximo de 36.750 euros por vivienda, los promotores de las viviendas de nueva construcción, incluso procedentes de su rehabilitación o de la reanudación de obras o promociones paralizadas, siempre y cuando se vayan a ceder en uso o destinar al arrendamiento durante un plazo mínimo, en ambos casos, de 25 años.

Solo la Sareb, que acaba de ofrecer sus datos de 2017, ya ha reanudado promociones para 5.209 viviendas, de las que unas 1.500 ya están terminadas. Por otro lado, se desconoce la cifra exacta de viviendas que tienen los bancos, pero se estima que cuentan con una cuarta parte del stock de vivienda sin vender. Según el propio Ministerio de Fomento, el excedente de casas sin vender alcanza las 400.000 unidades, aunque la cifra varías en otros estudios.

Ahora sí, las entidades tendrán que ver si les interesa acogerse a estas ayudas porque deberán ofrecer las viviendas en alquiler con un precio máximo de hasta 7 euros/m2 al mes por vivienda. Mientras los beneficiarios de estos alquileres no podrán cobrar más 4,5 veces el IPREM.

Para poder acogerse a estas ayudas, los promotores tendrán que acabar las obras en un plazo máximo de 30 meses desde que le concedan la ayudas. Se amplía a 36 meses si se promueven más de 50 viviendas.

Pese a estas condiciones, el mercado del alquiler de viviendas está en pleno auge en España, cuando apenas representa el 20% del total del parque de viviendas del país, frente a otros países del entorno, donde las casas en arrendamiento suponen casi el 50% del total de hogares.