Información sobre vivienda y economía

Una promoción de 100 viviendas genera una huella hídrica similar al volumen de agua de 20 piscinas olímpicas, según Vía Célere

Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Vía Célere, a la izquierda
Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Vía Célere, a la izquierda
Autor: Juanjo Bueno (colaborador de idealista news)

El agua tiene un especial protagonismo en la construcción. Nadie duda de la importancia de este recurso hídrico para la producción de materiales que intervienen en el proceso constructivo y en la ejecución posterior de las obras.

Sin embargo, y aunque la construcción residencial ha sido objeto de varios estudios sobre la huella ambiental generada por residuos o emisiones contaminantes, siempre se ha mantenido al margen del impacto que el agua tiene en el sector y cómo es posible optimizar su consumo a la hora de edificar.

En colaboración con la Fundación de la Universidad Autónoma de Madrid, dedicada a la transferencia del conocimiento y la innovación, Vía Célere ha presentado el primer estudio específico de la huella hídrica (HH) o indicador del uso del agua vinculado a la etapa de construcción de las promociones residenciales en nuestro país.

La HH puede clasificarse en verde (agua procedente de la precipitación y que es evaporada durante el proceso constructivo), gris (hace referencia a la contaminación que durante la construcción se genera sobre los recursos hídricos utilizados) y azul (de origen subterráneo o superficial, consumida durante el proceso y que necesita de tecnología para su uso).

Para llevar a cabo este complejo análisis, y que sirviera de referencia extrapolable a otras promociones similares, pertenecientes a la promotora o a la actividad global, el estudio parte de una promoción concreta desarrollada por Vía Célere, el Residencial Célere Villaverde (Madrid), compuesta por 98 viviendas, con una superficie total superior a 15.400 metros cuadrados y que incorpora, entre otros servicios comunitarios, piscina, pista deportiva y gimnasio.

La estimación de la huella hídrica de esta promoción se ha realizado teniendo en cuenta dos aproximaciones o aplicaciones de cálculo alternativas denominadas enfoque de valor y enfoque de peso.

Para el primer enfoque, la Fundación Universidad Autónoma ha analizado más de 5.900 albaranes de compra y unas 3.500 facturas de proveedores, ya que “existe una relación directa entre el valor total de los bienes y servicios producidos en cada una de las ramas de actividad y el consumo total de agua de dicha promoción”, cita el informe. Así, el total de agua utilizada en el proceso productivo sería la suma del consumo directo realizado en la propia obra, más el consumo realizado por los proveedores directos de bienes y servicios incluidos en la misma.

Esta información ha permitido estimar el consumo total de agua de la promoción, que ascendería a una HH azul del proceso constructivo de 88.498 m3 o, lo que es lo mismo, 5,7 m3 de agua por cada metro cuadrado construido. El 93,1% del total de m3 serían consumos indirectos, otro 3,4% consumos incorporados por los proveedores y el 3,5% restante, equivaldría al consumo directo en la obra.

En cuanto a la aplicación llamada enfoque de peso, el estudio calcula el volumen total de agua que se incorpora en cada uno de los diferentes materiales utilizados en la promoción de Villaverde. Identificados hasta 32 materiales básicos, han sido seleccionados los 11 con mayor aportación (99,38% del peso total de los materiales utilizados). En este listado se encuentran el cemento, yeso, yeso laminado (pladur), prefabricado de hormigón, acero, arena o grava, baldosas, ladrillos, vidrios, maderas y agua, sumando un total de 33.298 Tn.

Con el enfoque del peso, la HH azul durante el proceso de construcción sería de 72.465 m3, unos 2,2 litros por kilogramo de material de construcción empleado. Una huella de 4,6 m3 de agua por m2.

“Considerando finalmente que la superficie total construida en la promoción de Célere Villaverde se sitúa en los 15.428 m2, la huella hídrica oscilaría entre 4,6 y 5,7 m3 por m2 construido”, concluye el informe.

Aunque los resultados que arroja este estudio son visiblemente superiores, Vía Célere calcula que una promoción tipo de 100 viviendas de 100 m2 cada una genera una huella hídrica azul de aproximadamente 50.000 m3, similar al volumen de agua de 20 piscinas olímpicas.

Este es el primer estudio del Observatorio UAM-Vía Célere para la Sostenibilidad Ambiental de la edificación residencial. Sus resultados además de ser analizados, servirán para completar el compromiso medioambiental de la compañía inmobiliaria, que dedicará cada año un porcentaje de su HH azul, concretamente el 20%, a proyectos que tienen que ver con la mejora del agua.

Etiquetas
Vía célere