Información sobre vivienda y economía

Seis grandes novedades fiscales que afectarán a los autónomos a partir de este año

Autor: Redacción

Los autónomos encaran el año con varios cambios en materia fiscal. El Gobierno, a propuesta del grupo parlamentario Ciudadanos, ultima la puesta en marcha de una lista de reformas que va a afectar de lleno a los más de tres millones de trabajadores por cuenta propia de nuestro país.

Las medidas ya se encuentran en la Comisión de Empleo y Seguridad Social, aunque los grupos parlamentarios tienen hasta el 6 de febrero para presentar enmiendas. Resumimos cuáles son los cambios positivos y negativos que se pueden poner en marcha en las próximas semanas según publica el blog de Bankinter.

1. Cambios en el sistema de altas y bajas

Esta medida consiste en que el autónomo pagará la cuota correspondiente a los días en que esté dado de alta. Hasta ahora, debía abonar la cuota mínima (267 euros al mes) independientemente de la fecha en la que cambiara su situación. Así, pagaría la cantidad íntegra, aunque se diera de alta en la Seguridad Social el día 25 del mes o de baja el día 4. Una vez que se apruebe la reforma, las altas y las bajas se computarán desde el mismo día en que se realicen.

Además, podrán cambiar cuatro veces al año la base por la que están obligados a cotizar dentro de los límites mínimo y máximo aplicables en cada ejercicio fiscal.

2. Ampliación de la tarifa plana de 50 euros

Los nuevos autónomos, independientemente de su edad, pueden disfrutar de un descuento en la cuota a la Seguridad Social durante los primeros meses de actividad. Hasta la fecha, la cuota inicial se reduce desde los 267 euros habituales hasta 50 euros durante los primeros seis meses de actividad tras aplicar una bonificación del 80%. No obstante, esa rebaja se ampliará otros seis meses, por lo que el descuento de la cuota se prolonga durante el primer año.

Pasado ese tiempo, las bonificaciones que se aplican son las siguientes: 50% de la cuota durante los seis meses siguientes, 30% de la cuota durante los seis meses siguientes. En total, los nuevos autónomos pueden disfrutar de dichas ayudas durante un plazo máximo de 24 meses (80% los primeros 12 meses, 50% los seis siguientes y 30% los seis últimos).

3. Mejora de las bonificaciones familiares

Entre las grandes novedades está la mejorar las bonificaciones para aquellos autónomos que cuiden a familiares por razones como periodos de maternidad, adopción, riesgo durante el embarazo… También se busca equiparar los incentivos económicos a las madres que trabajan por cuenta propia que se incorporen al Régimen General en los dos años posteriores a la maternidad. De esta forma, se contempla una bonificación total de la baja y la exención del pago de la cuota durante dicho periodo. Las bonificaciones se mantienen para los autónomos de baja por paternidad.

4. Menos recargos por las deudas a la Seguridad Social

Actualmente los autónomos deben pagar un recargo por pagar tarde su cuota a la Seguridad Social de más del 20% del importe adeudado, aunque una vez que se aprueben los cambios normativos las ‘multas’ se verán reducidas. El primer mes el recargo será del 3%, porcentaje que se elevará al 5% en el segundo mes, al 10% en el tercero y al 20% a partir de entonces.

5. Aplazar las deudas con Hacienda

Hacienda también seguirá permitiendo a los trabajadores por cuenta propia que aplacen pequeñas deudas tributarias, como el IVA, el IRPF o Sociedades. Todo apunta a que se podrán aplazar deudas de hasta 30.000 euros sin tener que justificarlo durante un plazo máximo de 12 meses.  

6. Deducción del coche, luz, agua…

Otro de los cambios fiscales es que el autónomo pueda deducirse en el IRPF hasta el 50% de los gastos del vehículo vinculado a su actividad. También se prevé la deducción de hasta el 20% en los suministros de agua, gas y electricidad para los que realicen su actividad desde casa. De esta forma, se van a equiparar el IRPF y el IVA y se clarifica la fiscalidad al tratar ambos impuestos de la misma manera en los mismos supuestos.

Dejando a un lado la parte impositiva, la reforma también incluye otras medidas de carácter laboral. Por ejemplo, que aquellos autónomos cuyos rendimientos netos no superen 655 euros al mes o 9.172 euros al año en 14 pagas (umbral del Salario Mínimo Anual) no estarán obligados a cotizar por cuotas fijas. Se espera que su cotización sea inferior a la estándar e incluso que pueda estar completamente exenta.