Información sobre vivienda y economía

La factura del agua en Barcelona es un 85% más cara que en Madrid y Zaragoza (Ranking)

Autor: Redacción

El agua es uno de los bienes de primera necesidad más importantes, pero no todos los españoles pagan lo mismo por ella. Según un estudio de la OCU sobre el precio de la factura en medio centenar de ciudades, las familias que viven en el sur y levante son las que afrontan los precios más elevados, mientras que en el centro y el norte el coste es más asequible.

Por ejemplo, y teniendo en cuenta un consumo anual de 175 m3, el promedio para un hogar de cuatro miembros, una familia de Barcelona y Murcia recibe una factura anual de agua superior a 500 euros, mientras que en Soria, Orense, Guadalajara o Palencia el coste es inferior a 170 euros.

Pero las dos ciudades más caras no son una excepción en el Mediterráneo. Es más, todas las principales urbes del este y el sur están entre las primeras posiciones del ranking. En Alicante y Palma de Mallorca la factura supera los 440 euros, mientras que en Cádiz, Huelva y Tarragona se encuentra entre los 429 y los 410 euros, respectivamente. Sevilla, Lérida y Valencia también sufren algunas de las facturas más caras de España y cierran el top 10 nacional al quedarse cerca de la barrera de los 400 euros.

OCU
OCU

En cambio, la factura media en Madrid se queda en 271 euros, en línea con la de Zaragoza (269 euros), pero más baja que en Bilbao (303 euros) o Santander (308). Por debajo de 250 euros encontramos a ciudades como Salamanca (241 euros), Pamplona (233) o Valladolid (227).

Los últimos 10 puestos del ranking los ocupan San Sebastián (207 euros), Burgos (202), Ávila (199), Lugo (198), Vitoria (190), Melilla (182), Soria (168), Orense (162), Guadalajara (158) y Palencia (145 euros).

OCU
OCU

Recursos y saneamiento, los motivos

Pero, ¿cómo es posible que existan tantas diferencias? Según la OCU, “la desigualdad de los recursos hídricos entre las regiones son los responsables parciales de estas diferencias. Sin embargo, no parece ser suficiente para justificar que un hogar pague hasta tres veces más por el mismo servicio. Además del coste del agua, destaca la creciente importancia que tiene el servicio de saneamiento en la factura que pagan los consumidores y que lleva a los vecinos de Cádiz a pagar hasta 5 veces más por el servicio de saneamiento que los residentes en Las Palmas de Gran Canaria.

La organización explica que el servicio de saneamiento cubre todos los costes asociados al alcantarillado y la depuración del agua, por lo que su coste debería ser bastante similar entre unas ciudades y otras.

Pero la realidad, insiste la OCU, es que parte del sobrecoste tiene su origen en el canon de saneamiento impuesto por algunas comunidades autónomas para garantizar la prestación de este servicio. Así ocurre en Aragón, Asturias, Baleares, Valencia, Extremadura, Cataluña, Galicia, La Rioja, Murcia, Navarra, además de algunas localidades andaluzas. Y se traduce en un incremento medio del coste de saneamiento del 42%.

La gestión privada, la más barata

El estudio también analiza si hay grandes diferencias de precios en cada tipo de gestión (privada, pública y mixta) y la lectura de los datos es clara: el coste más bajo es el que procede de la gestión privada, con un promedio de 1,43 euros/m3, y que es además la más frecuente.

En el caso de la gestión pública, ya sea a través del propio servicio municipal o mediante una empresa de titularidad municipal, el precio repunta levemente hasta situarse en 1,61 euros/m3, mientras que en caso de la gestión mixta, cuando el Ayuntamiento comparte con una o varias empresas privadas la titularidad, el coste se dispara hasta 2,18 euros/m3.

Los expertos piden mejoras de las infraestructuras

Los expertos del mundo de la construcción aseguran que el sector tiene una oportunidad de negocio en las infraestructuras relacionadas con el agua, junto con las vinculadas al transporte, las telecomunicaciones y la energía.

Según explica un informe el Consejo Económico y Social (CES), el agua es un recurso cuya disponibilidad depende del ciclo hidrológico, y en el caso de España el sistema hidrológico está caracterizado por unas precipitaciones escasas e irregularmente repartidas a lo largo del año y el territorio, a lo que hay que añadir los efectos del cambio climático.

“Para garantizar la disponibilidad de recursos hídricos se pueden desarrollar actividades en terrenos como regulación de cauces, captaciones y conexiones intra e intercuencas, mejora de redes de transporte y distribución como por ejemplo restauración de canales, construcción de estaciones de bombeo y filtrado o sustitución de los sistemas de riego tradicional”, detalla el informe, que puntualiza que la garantía de suministro de agua en cantidad y calidad es clave para el desarrollo económico y social.