Información sobre vivienda y economía

Este impresionante jardín invertido quiere potenciar la naturaleza en los centros urbanos

Behin Ha Design Studio
Behin Ha Design Studio
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

El mundo urbano ha ganado importancia en las últimas décadas. Las ciudades ocupan cada vez más espacio, al tiempo que aumenta la población que albergan, De hecho, en la actualidad, más del 50% de las personas que habitan nuestro planeta lo hacen en espacios urbanos. Y, de continuar así, los expertos creen que en 2050 la población urbana alcanzará el 66%.

La expansión de las ciudades, en muchos casos, se ha realizado forma espontánea y desordenada, lo que ha generado importantes consecuencias desde diferentes perspectivas, también la medioambiental. “En su mayor parte, la rápida expansión de las ciudades se lleva a cabo sin ninguna estrategia de planificación del uso de la tierra y la presión humana resultante tiene efectos altamente perjudiciales en los bosques, los paisajes y las áreas verdes dentro y alrededor de las ciudades”, afirma la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Afortunadamente, la concienciación sobre la necesidad de proteger el medioambiente va a más. Y, de hecho, son muchas las ciudades que en los últimos años se han puesto manos a la obra y han desarrollado estrategias para paliar estas carencias y dar un mayor protagonismo a la naturaleza urbana.

En este proceso de concienciación han jugado un importante papel profesionales del mundo de la arquitectura, el urbanismo y el diseño. Muchos de ellos han concebido y creado interesantes proyectos con el objetivo de concienciar sobre la importancia y la necesidad de hacer compatible el gris del asfalto con el verde de la naturaleza, para hacer de las ciudades unos espacios más habitables, saludables y acogedores.

Esta es una de las líneas de trabajo seguidas por Behin Ha Design Studio, con sede en Nueva York, que hace 10 años erigió un pabellón lleno de vegetación, con paredes verdes hecho de cajas de leche recicladas en el corazón de Governors Island. Ahora, estos ecológicos y concienciados diseñadores están de vuelta con un proyecto basado en aquel. Consiste en un hermoso pabellón con un jardín invertido instalado en una céntrica plaza pública en la ciudad de Annecy (Francia).

El Living Pavilion se ha instalado en la plaza Notre Dame, en el antiguo centro de la ciudad. Con sus 30 m2, este espacio es un sistema modular construido con cajas de lácteos. En este espacio, la naturaleza y la vegetación cobra todo el protagonismo.

La forma exterior del Living Pavilion se caracteriza por una cubierta a dos aguas, para mantener la coherencia con el espacio en el que se ha colocado, según los patrones arquitectónicos de los edificios de toda la zona histórica de la ciudad. La forma geométrica de la estructura imita un cubo con tres lados e inclinado para contactar con el suelo en tres puntos de cimentación y deformado ligeramente para elevar la estructura y hacerla visitable.

El espacio se abre al público, que puede acceder a su interior de forma muy sencilla, con tres inmensas aberturas. Una vez en el interior, los visitantes pueden disfrutar del exuberante jardín suspendido plantado en las paredes interiores. Además, este peculiar jardín de plantas colgantes ofrece una un ambiente fresco, muy útil para las tórridas temperaturas que en muchas ciudades se viven en los veranos, gracias a la combinación de sombreado y evapotranspiración.

El diseño geométrico le da a la estructura el potencial de convertirse en un refugio público y abierto al aire libre, pero protegido de elementos agresivos. Las cajas que conforman la estructura fueron plantadas estratégicamente con plantas del género Liriope, que no solo son muy tolerantes a la sequía, sino que son resistentes a casi cualquier tipo de clima y pueden enfriar naturalmente el interior.

Al igual que la instalación original en Governors Island en 2010, la versión más reciente del Living Pavilion utiliza múltiples cajas de leche para crear un sistema de plantación para el jardín, con un sistema modular que facilita su desmontaje y permite trasladarlo de forma muy fácil a otros lugares. “Las cajas plantadas se instalan al revés en el pabellón y se retiran al final de la temporada de verano para cultivarlas en un ambiente adecuado (y de lado derecho) en previsión de la próxima temporada. Por lo tanto, el diseño modular de las plantaciones permite la regeneración del pabellón de año en año y en diferentes ubicaciones”, afirman en su página web.