Información sobre vivienda y economía

Irlanda establece su inflación como nuevo tope a la subida de los alquileres en Dublín y otras ciudades

Las rentas de los pisos en alquiler de Dublín y gran parte de los grandes municipios del país solo podrán aumentar como máximo lo que indique el IPC del país

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El Gobierno irlandés ultima un nuevo decreto ley sobre el control de precios de los alquileres en zonas tensionadas. En diciembre de 2016, introdujo la norma de que los propietarios de pisos en alquiler en Dublín y en gran parte del país no podían aumentar las rentas en más de un 4% anual. El departamento de Vivienda irlandés ha informado ahora que el límite se medirá por la inflación, ahora por debajo del 2%. También prohibirá los desalojos de inquilinos vulnerables hasta enero de 2022.

El control de los precios del alquiler de viviendas en Irlanda se instauró a finales de 2016, cuando se decretaron las denominadas zonas de presión de alquiler (RPZs, por sus siglas en inglés) que se aplican en todo Dublín y en la mayoría de grandes municipios de la isla. Desde entonces, las subidas de los alquileres quedaban limitados a un 4% anual.

Sin embargo, el Departamento de Vivienda afirmó en un comunicado hace unos días que los límites serán ahora reemplazados según la evolución de la inflación. "El límite actual del aumento de las rentas de un 4% anual se reemplazará y los alquileres en las ZPR ahora solo podrán aumentar, si es necesario, en línea con la inflación general registrada en el Índice de Precios al Consumo (HICP, por sus siglas en inglés)", afirmó el ministro de Vivienda, Darragh O’Brien.

Los alquileres en estas zonas denominadas tensionadas suponen el 74% del total de arrendamientos en Irlanda. El HICP promedió un 0,73% durante los últimos tres años, y actualmente se encuentra por debajo del 2%. “Este tope del 4% para el aumento de los alquileres en las zonas tensionadas se había convertido en un objetivo más que un límite para los propietarios”, destacó el ministro de Vivienda.

El proyecto de ley, en vigor desde el 9 de julio, también restringirá los pagos por adelantado requeridos a los inquilinos, para que no excedan de los dos meses de alquiler para cubrir cualquier depósito, más el mes de alquiler por adelantado.

Además, el Gobierno irlandés va a establecer la prohibición de los desalojos de inquilinos con dificultades económicas en lo quede de 2021, en virtud de la nueva ley. “Dichos inquilinos estarán protegidos de aumentos de alquiler o del desalojo hasta enero de 2022”, agregaron desde el ministerio de la vivienda irlandés.

También, para aquellas zonas fuera de las RPZs, las revisiones del alquiler pasarán de dos a tres años desde el 1 de enero de 2022 hasta el 31 de diciembre de 2024, lo que “brindará certeza a los inquilinos por un período de tiempo”, enfatizó Darragh O’Brien.

La oposición en boca del portavoz de vivienda del Sinn Féin, Eoin O'Broin, criticó la medida por llegar demasiado tarde. “Limitar los aumentos a la inflación hará poco para ayudar a los inquilinos que ya luchan contra alquileres altos", comentó. “Además, ¿qué pasa con el 26% de inquilinos que viven fuera de las áreas tensionadas? Estos inquilinos seguirán sujetos al sistema actual, que es profundamente injusto".