Información sobre vivienda y economía

Las razones por las que deberías poner la cocina en el corazón de tu casa

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Te encanta cocinar y adoras la comida casera, pero no siempre tienes tiempo para ello: es más, de un tiempo a esta parte te das cuenta de que, entre trabajo e hijos, los días se pasan y apenas has pisado la cocina para elaborar un buen plato. Hasta hoy: de la mano de una experta en gastronomía y de un arquitecto, te vamos a aconsejar sobre cómo retomar estas buenas costumbres, culinarias y sociales. ¿La clave? Hacer de la cocina el corazón de tu casa.

“Presumimos de la dieta mediterránea pero en realidad, muy poca gente la lleva a cabo a diario”, explica Ana Guerrero, del Horno San Onofre. Guerrero defiende que esta dieta está en peligro de extinción: “Por varias razones, el estrés, las prisas…. Nunca hemos tenido tantas facilidades para cocinar y nunca se ha cocinado menos. Hay que recuperar esta dieta y el poder hacer los platos pausadamente. En el momento en que tienes la cocina en el corazón de la casa es más difícil no cocinar, no pasar tiempo entre nosotros”, comenta.

La empresaria añade que cuando la vida de la casa gira en torno a la cocina, “Es más difícil que la familia huya de la hora de la comida juntos. Y de la hora de la preparación, porque cocinar entre todos es una forma de enseñar a las generaciones más jóvenes y además, potencia la relación social, el vínculo”.

Organizar todo esto requiere de una planificación, de elaborar menús semanales en los que participen todos los miembros de la familia: “Pero es que puede ser muy divertido, desde la preparación de los platos a formar a los más pequeños sobre el calendario de las frutas y verduras, para que sepan que deben consumir alimentos de temporada”, añade.

Evidentemente, poner la cocina en el centro de la casa requiere también de una arquitectura determinada: muchas personas que se niegan a tener unidos cocina y comedor argumentan problemas de olores y mala extracción de humos al cocinar. Por lo que éste debe ser un tema fundamental, pero hay muchos otros: “Cuando preveas montar tu cocina así, hay tres zonas que debes tener en cuenta: la de preparación de los alimentos y cocinado, la de lavado y la del almacenaje. Debes montar un triángulo de trabajo que, si está bien diseñado, te ayudará a moverte más fácilmente”, comenta Pablo García, de Atrezo Arquitectos.

Por ejemplo, es recomendable que la placa vitrocerámica tenga 50 cm. a ambos lados, para poder apoyar ollas y sartenes. “La campana, si está sobre una isla, hay que tener en cuenta que a menor distancia a la vitrocerámica menor potencia de succión necesitará y menos olerá. Aún así, existen campanas de techo. La altura del suelo al techo donde se instale no debe ser mayor de 2,50 metros y en estos casos, para que no se generen olores, el caudal de succión debería superar los 800 m3/h”, comenta.

Otra cosa a tener en cuenta es que deberías, si es posible, colocar el horno en alto: así evitarás tener que agacharte y será mucho más seguro, de cara a los pequeños de la casa.

“Conviene también ubicar el lavavajillas cerca del fregadero para descargar y cargarlo evitando derrames en el suelo. Coloca los cubos para residuos en un cajón cerca o bajo el fregadero y si tienen apertura por pulsador mejor, ya que podrías abrirlo con la rodilla o el codo y evitar las manchas en el frente o tiradores”, explica García.

Otro aspecto a valorar es la iluminación: “Debes iluminar muy bien el espacio. Para la cocina general o el salón si está integrada 300 lux y en la zona de preparado 500-600 lux. Prevé circuitos de luz independientes de cocina y salón porque si queremos estar relajados en el salón después viendo la tele, debemos bajar de los 300 lux a 100lux. Si la cocina está integrada al salón lo ideal es que el suelo sea unificado pero muchas veces esto no es posible o no es recomendable. Cuando tenemos suelo de madera lo ideal es hacer un cambio de materia en la zona de preparado”, finaliza García.