Información sobre vivienda y economía

Estas 'casas-cueva' demuestran que se puede vivir cómodamente bajo tierra en cualquier parte del mundo

Pinterest
Pinterest
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Vivir en cuevas nos puede parecer raro hoy en día. Seguro que más de un urbanita le parecerá algo extraño y poco adaptado a la forma de vida actual. “Donde esté una buena casa con todas las comodidades, que se quiten las cuevas”, puede pensar más de uno. Sin embargo, desde los orígenes del ser humano, las cuevas han sido grandes aliadas para nuestra supervivencia como especie, dando cobijo y resguardo a nuestros ancestros. Y no solo han servido como ‘residencia’, sino como templos, lugares sagrados, como puntos de encuentro comunitario e, incluso, como peculiares ‘galerías de arte’.

Aquella época acabó, y la propia evolución de nuestras sociedades hizo que nuestros antepasados dejaran las cuevas y optasen por otros tipos de estructuras para resguardarse y protegerse.  Y con este proceso surgieron las casas, como (más o menos) las conocemos en la actualidad.

Sin embargo, en muchos lugares del mundo, las cuevas han seguido jugando un papel importante como vivienda. Y, en tantísimas ocasiones, sin nada que envidiar a las viviendas modernas convencionales, como demuestran cientos de ejemplos de estas viviendas ‘trogloditas’ a lo largo y ancho del planeta, desde Asia hasta América, pasando por Europa, África e, incluso, Oceanía.

Aquí os presentamos algunas de las más interesantes, ya sean de nueva construcción o de las que han aguantado con fortaleza el paso de los años y que todavía hoy cumplen con la función de vivienda. Sea como fuere, estas viviendas cueva demuestran que es posible vivir bajo tierra y sin renunciar a las comodidades propias de nuestra época.