Información sobre vivienda y economía

España es uno de los países que más reduce su deuda familiar en la 'lista roja' mundial

Gtres
Gtres
Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

Pagar las deudas: ese es el karma que le ha tocado vivir a las familias y empresas españolas desde 2007. Lenta pero inexorablemente, se van quitando esa carga y ahora España aparece (con Irlanda) como un país que cumple sus compromisos familiares, según el último informe elaborado por la consultora McKinsey.

De la ‘lista roja’ de los diez países más endeudados del planeta en relación a su Producto Interior Bruto (PIB), España e Irlanda son los más reducen la deuda de las familias. En España la deuda bajó un 6% en el periodo 2007-2014, y en Irlanda un 11%.

Es una de las conclusiones del último informe de la consultora McKinsey sobre la deuda mundial, que fue de 200 billones de dólares en 2014 (incluye los estados, las empresas y las familias).

McKinsey se fija especialmente en España porque, en este informe que abarca 2007 a 2014, nuestro país es una de las grandes economías mundiales que más ha reducido el peso de la deuda sobre las familias (deuda hipotecaria, se entiende). Hace un par de años, en el informe de 2012, España estaba de forma destacada en la ‘lista roja’ en cuanto a la deuda familiar. 

“Entre 2000 y 2007, la proporción de deuda de los hogares en relación con los ingresos aumentó en un tercio o más en los Estados Unidos, el Reino Unido, España, Irlanda y Portugal. Esto contribuyó al aumento precios de la vivienda. Cuando los precios de la vivienda comenzaron a disminuir y se produjo la crisis financiera, la lucha por mantenerse al día con esta deuda llevó a una fuerte contracción del consumo y una profunda recesión”, dice el informe.

Un artículo del economista José Luis Leal, que fue presidente de la patronal bancaria, afirmaba hace un año que antes de que empezase la burbuja, en 2000 por ejemplo, el ahorro de las familias podía financiar los créditos hipotecarios. Pero a partir de la burbuja (2003 en adelante), con la locura inmobiliaria, ese ratio se rompió: “el ritmo del endeudamiento fue tal que de 2004 a 2007 las familias perdieron su capacidad de financiar la economía”

Lo sorprendente es que, a pesar de que las familias están dedicando sus ahorros a quitarse las deudas, todavía les sobre dinero para el consumo, que es uno de los factores del crecimiento económico que estamos viviendo. Leal decía hace un año que uno de los callejones sin salida de la deuda era que si las familias dedicaban su ahorro a reducirla, no consumían, con lo cual, la economía no crecía. Pero ahora estamos teniendo ritmos de crecimiento económicos superiores al 2%.

Y cuando hablamos de deuda de las familias, ¿De cuánto estamos hablando? En diciembre de 2014 era de 745.000 millones de euros (un 4,7% menos que el año anterior): la deuda se ha bajado a niveles de 2006. De ese montante los préstamos hipotecarios ocupan 584.000 millones de euros, un 4,6% menos que el año anterior. 

Es más, las familias españolas son más cumplidoras que las empresas: tienen un 6% de morosidad frente al 13% de las empresas. No digamos si nos referimos a las promotoras inmobiliarias (más del 35%).

Otra cosa es la deuda del Estado, que sigue aumentando de año en año y que coloca a España como uno de los países del mundo con más deuda en relación a su PIB: 313%, ocupando el octavo lugar, justo detrás de Grecia. “Si continúa este endeudamiento, en 2018 podría estar en el 400% del PIB (junto con China)”, dice el informe, que no oculta su preocupación por la deuda estatal española.