Información sobre vivienda y economía

Inmobiliaria Colonial registra un beneficio de 563 millones hasta septiembre

Autor: @efonseca

Inmobiliaria Colonial obtuvo un beneficio de 563 millones de euros en los nueve primeros meses de 2014 frente a las pérdidas de 369 millones registrados en el mismo periodo del año anterior. La vuelta a ‘números negros’ de la compañía se justifica tras desconsolidar su
Filial tóxica Asentia
. Por otro lado, los ingresos de la firma patrimonialista alcanzaron los 158 millones, un 1% menos en comparación con el ejercicio pasado.

La compañía que dirige Juan José Brugera indica que este descenso se debe a los activos desinvertidos en 2013, donde destacan Torres Ágora en Madrid y el Hotel Mandarín de París. En términos homogéneos, es decir, ajustando desinversiones y variaciones en la cartera de proyectos y rehabilitaciones, los ingresos del grupo por este concepto crecen un 2,6%. Un repunte que explica por las rentas que Colonial obtiene de sus edificios en París, que crecieron un 3,4% interanual). Mientras que sus activos en España este incremento interanual fue solo del 0,8%. 

El 80% de la facturación de Colonia procede de las rentas de sus edificios de oficinas. La cotizada destaca que en sus cuentas existe una diferencia entre los ingresos por rentas (158 millones de euros) y el Ebitda rentas (143 millones) como consecuencia de los costes no repercutidos por niveles de ocupación actualmente bajos. “Teniendo en cuenta que Grupo Colonial repercute la mayoría de los gastos de los inmuebles a sus inquilinos, progresivas mejoras en la ocupación de los activos tendrán un importante impacto positivo en el Ebitda renta”, prevé la sociedad.

A cierre del tercer trimestre, la empresa contaba con una cartera de 984.369 m2, concentrada principalmente en activos de oficinas. El 86% de dicha cartera se encuentra en explotación y el 14% corresponder a proyectos y rehabilitaciones.

Durante los nueve primeros meses del ejercicio 2014 el Grupo ha formalizado un total de 93.860 m2 de contratos (el 68% en España y el 32%  en Francia). De ese total, el 53% corresponde a superficie de nuevos contratos mientras que el 47% es de renovaciones. Las nuevas rentas asociadas a dichos contratos suponen un descenso del 7% respecto a las que tenían los inquilinos anteriormente.