Información sobre vivienda y economía

Locura inmobiliaria en Australia: pagan en una subasta 7 veces más que el precio de salida de un piso

Autor: Redacción

Tras dos años de caída de precios, la vivienda en Australia parece haber tocado fondo. Los compradores vuelven a invertir en el mercado. Tanto es así que en una subasta de una casa de cuatro dormitorios a las afueras de Sídney hubo 100 pujadores. El precio de salida fue de 226.000 dólares australianos (137.150 euros), pero se adjudicó por 1,5 millones australianos (910.000 euros). Es decir, se más que septuplicó el precio.

Los profesionales del sector aseguran que a muchas personas les preocupa que el precio suba en los próximos seis a 12 meses, por lo que están adelantando su decisión de compra. Hace apenas seis meses era difícil lograr una oferta por un piso subastado.

Este cambio repentino puede atribuirse a tres factores: la bajada del precio del dinero por parte del banco central australiano, lo que ha llevado a los tipos de interés a mínimos históricos; una menor restricción al mercado hipotecario y la reelección de Scott Morrison como presidente del Gobierno, lo que supuso acabar con las intenciones del partido laborista de reducir las exenciones fiscales para los inversores inmobiliarios.  

En el mercado actual, la economía se recupera lentamente y los salarios están estancados. El aumento del precio de la vivienda en Australia puede ayudar a apuntalar el gasto de los consumidores al hacerles creer a los propietarios que son más ricos.

En los últimos dos meses el precio de la vivienda en Sydney, el mercado inmobiliario más grande del país, ha aumentado según CoreLogic. Esto ha supuesto el fin de una caída de precios del 15% desde máximos de julio de 2017. Los precios también aumentaron el mes pasado en Melbourne, Brisbane, Hobart y Darwin.

Pero pese a la caída de precios en Sídney durante dos años, lo cierto es que sigue siendo una de las ciudades con el mercado inmobiliario más caro del mundo. El precio medio de una vivienda es de 864.993 dólares australianos (524.912 euros), según CoreLogic.