Información sobre vivienda y economía

Barcelona urbaniza cinco pasajes próximos a la Sagrada Familia

Recreación del pasaje Bofill, a dos manzanas de la Sagrada Familia, tras la intervención urbanística. / Ajuntament de Barcelona
Recreación del pasaje Bofill, a dos manzanas de la Sagrada Familia, tras la intervención urbanística. / Ajuntament de Barcelona

La Sagrada Familia, un icono de la ciudad de Barcelona, es uno de los monumentos más visitados del planeta, y Barcelona, con sus escasos 100 km2, aprende sobre la marcha a gestionar el 'boom' de turistas que quieren conocer la obra arquitectónica anclada en un espacio reducido que ha sido objeto de polémica. De momento, el Ayuntamiento de Barcelona ha empezado a remodelar cinco pasajes situados en los adelaños: Ureña, Bofill, Carsí, León y Pau Hernández. 

Las obras de los cinco pasajes próximos a la Sagrada Familia, en el distrito de L'Eixample, tienen como objetivo mejorar estas calles y hacerlas más amables con los peatones. De esta forma, desapareciendo el arcén y ensanchando las aceras, las convierte en un único pavimento yse establece una prioridad para los viandantes frente a los vehículos.

El presupuesto que han dispuesto para la remodelación suma 1,4 millones de euros. Las obras empezarán con los pasajes Ureña, para ampliarla cuatro metros, y Bofill, que pasará a ser una acera de seis metros de ancho, para continuar el mes de febrero de 2018 con Pau Hernández, León y en marzo con pasaje Carsí. 

Objetivo: 'pacificar' el entorno de la Sagrada Familia

 Estos cambios en los pasajes próximos a la Sagrada Familia coincide con otras remodelaciones que se está haciendo en los alrededores de la famosa basílica. La semana pasada, el Ayuntamiento anunció que mientras dure las fiestas de Navidad, del 25 de noviembre hasta el 23 de diciembre, cortarán el tráfico en la calle Sardenya, entre Provença y Mallorca.

A ello se suma, el corte de tráfico de forma definitiva en la calle Marina, entra València y Provença y Provença entre Marina y Sardenya. Se trata de una de las medidas aprobadas en la Junta Local de Seguridad de Barcelona, una medida cautelar después de los atentados ocurridos el pasado 17 de agosto en la Rambla. El corte de tráfico se hace con jardineras y elementos de mobiliario urbano, los conocidos bolardos.

A raíz de estos cortes, provocará una adaptación del recorrido de las líneas de bus turístico y se desplazarán dos paradas a la calle Nàpols.