Información sobre vivienda y economía

Los jóvenes menores de 35 años podrán financiar el 100% de la compra de vivienda… en Murcia

Gobierno regional de Murcia
Gobierno regional de Murcia
Autor: Redacción

El Gobierno de Murcia ha aprobado líneas de avales para que los jóvenes menores de 35 años puedan financiar la totalidad de la compra de su primera vivienda en la región. Se trata de una medida pionera que espera que beneficie a cerca de 300 jóvenes, ampliable a 600. El objetivo es cubrir la entrada, tasada en el 20% del valor de la casa, cuyo importe máximo será de 175.000 euros.

Esta línea de avales del Instituto de Crédito y Finanzas de la Región (Icref) podrá solicitarse en 320 sucursales de cinco entidades bancarias: Bankinter, Cajamar, Banco Sabadell, Caja Rural Central y Caja Rural Regional. Esta línea de aval irá para el pago de la entrada, tasa en el 20% del valor de la primera vivienda del joven, cuyo valor máximo podrá ascender hasta los 175.000 euros.

Esta medida se enmarca en las políticas de hogar que impulsa el Ejecutivo regional con las que pretende favorecer el acceso a una vivienda a uno de los colectivos más golpeados por la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus, como es el de los jóvenes.

Además, es uno de los colectivos que más se ha visto afectado por las distintas crisis y que encuentra mayores problemas a la hora de emanciparse. Con esta línea de avales, el Ejecutivo regional da respuesta a uno de los principales problemas que tienen de acceso a la vivienda como es contar con ahorros suficientes para la compra.

La Comunidad Autónoma prevé que esta medida beneficie a cerca de 300 jóvenes, ampliable hasta 600 cuando el Gobierno central lo autorice, a quienes se avalaría hasta 35.000 euros para una hipoteca media de 175.000 euros. En concreto, y a través de un acuerdo entre el Icref y las entidades bancarias, se van a avalar hasta 10,8 millones de euros que, a su vez, van a permitir que los bancos pongan a disposición de los menores de 35 años préstamos por valor de 54,2 millones de euros.

Los consejeros agradecieron a las primeras entidades bancarias adheridas a esta iniciativa su colaboración y destacaron que “desde el Gobierno de López Miras damos soluciones reales a los problemas de los murcianos, como es el acceso de la vivienda de los jóvenes”.

Asimismo, destacaron la colaboración público-privada en iniciativas que contribuyen “a dar respuesta a la sociedad y a dinamizar la economía real de la Región de Murcia. Ofrecemos soluciones aquí y ahora, que ayudan a cumplir sueños vitales y a hacer una sociedad más justa y mejor”.

Tramitación de forma simultanea

Los menores de 35 años podrán acudir a una de las sucursales de las que disponen Bankinter, Cajamar, Banco Sabadell, Caja Rural Central y Caja Rural Regional en la Región de Murcia para acceder al aval del Gobierno regional de forma simultánea a la solicitud de la hipoteca.

La práctica bancaria habitual permite acceder a un préstamo que alcanza hasta un máximo del 80% del valor de adquisición de la vivienda, por lo que los jóvenes tienen que buscar la fórmula para cubrir ese 20% restante. Es precisamente el aval de esta cantidad en la que interviene la Comunidad Autónoma.

Los jóvenes compran menos del 15% de las viviendas en España

Los jóvenes están perdiendo peso en el mercado de la vivienda. Y es que el efecto de arrastre de las últimas crisis económicas y las dificultades para acceder a un empleo y mantener una estabilidad laboral están mermando su papel como compradores de casas y como nuevos hipotecados.

Según un estudio de la red Alfa Inmobiliaria, la cifra de compradores de vivienda  menores de 35 años no alcanza el 15% en las operaciones que intermedia, frente al 23% que representaban antes de 2008. Además, su peso está muy concentrado en las grandes ciudades. En concreto, cuatro de cada cinco se encuentran en mercados como Madrid, Barcelona, Valencia o Málaga.

Entre los factores fundamentales que explican la pérdida de peso de los jóvenes en la compraventa de casas se encuentran la alta tasa de paro juvenil, las dificultades para ahorrar ante la precariedad laboral y unos salarios bajos, la inestabilidad económica derivada de la pandemia del covid-19, un precio de los inmuebles que los jóvenes no pueden asumir, y la incertidumbre para poder encontrar trabajo o mejorar laboralmente. Unos problemas que, según el Banco de España, ya existían antes de la crisis sanitaria, pero que se han acelerado en los últimos meses.