Información sobre vivienda y economía

Los efectos que tendrá la crisis del covid a largo plazo, según los líderes empresariales europeos

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

La crisis del coronavirus ha dado un giro de 180 grados a nuestra forma de vivir, consumir y trabajar. A corto plazo, ha supuesto un punto y aparte para la economía y la sociedad, y muchos de sus cambios perdurarán a largo plazo, según los líderes empresariales de la eurozona.

El último boletín económico del Banco Central Europeo (BCE) incluye el resultado de una encuesta realizada por la máxima autoridad financiera y monetaria a los altos directivos de empresas en la región. Y, en su opinión, algunos de los efectos a largo plazo que tendrá el covid-19 son el auge del teletrabajo, el impulso a la digitalización, un cambio en la estructura de la demanda, una mayor concentración empresarial y un freno a la tendencia de la globalización.

"Aunque la pandemia ha provocado el mayor retroceso a corto plazo de la actividad económica observado en siglos, también ha traído consigo cambios en la forma de operar de las empresas y en el comportamiento de los consumidores, y es probable que algunos de ellos perduren tras la crisis actual. Estos cambios, a su vez, pueden influir a largo plazo en agregados como el producto, el empleo y los precios, y en la relación entre ellos", explica el documento del BCE, que puntualiza que "el principal objetivo de la encuesta era averiguar cómo perciben las empresas líderes de la zona del euro el impacto del coronavirus en su negocio  a largo plazo", entendiendo como tal "la nueva normalidad, en la que la economía deje de verse sometida a disrupciones significativas o a cambios abruptos derivados del virus o de las medidas necesarias para contenerlo".

Con estas consideraciones sobre la mesa, las principales consecuencias futuras que dejará el coronavirus en el mundo económico y empresarial son, por orden de importancia:

  1. Aumento del teletrabajo
  2. Aceleración de la digitalización
  3. Caída de la demanda
  4. Menos viajes de trabajo/más reuniones virtuales
  5. Mayor capacidad de resistencia/flexibilidad
  6. Cambio en la estructura de la demanda
  7. Más comercio electrónico/ventas virtuales
  8. Mayores medidas de prevención de riesgos laborales
  9. Mayor concentración/salidas del mercado
  10. Aceleración de la transición energética
  11. Localización/desglobalización

Como detalla el boletín económico, "el aumento del teletrabajo y la aceleración de la digitalización fueron los efectos a largo plazo de la pandemia por el lado de la oferta mencionados con más frecuencia". En concreto, más del 40% de los participantes en la encuesta mencionó un mayor uso del teletrabajo, mientras que casi el mismo porcentaje señaló que la pandemia había hecho que su empresa acelerara la adopción de tecnologías digitales, lo que provocará un cambio en la forma de operar en el futuro.

Sobre el trabajo en remoto, los líderes empresariales califican como un aspecto negativo la menor interacción informal y personal de los equipos, también perciben muchas ventajas, entre ellas la disminución de la pérdida de tiempo en desplazamientos al lugar de trabajo, la posibilidad de compaginar mejor los compromisos familiares y los profesionales, y la mayor conectividad. Respecto al uso de nuevas tecnologías, sostienen que el covid ha sido un detonante para apostar por la automatización en un 90% de los casos.

También con una posición destacada de los encuestados (en torno a una quinta parte) indicaron una disminución más permanente de los viajes de trabajo o un aumento de las reuniones virtuales, y una proporción similar señaló un incremento del comercio electrónico o, en las relaciones entre empresas, de las 'ventas virtuales'. En un porcentaje similar, los participantes destacaron que las medidas adoptadas en respuesta a la pandemia incrementarían la capacidad de resistencia o la flexibilidad de su empresa a largo plazo.

El BCE también pone sobre la mesa que otro de los efectos previstos y que generan especial preocupación entre los líderes empresariales es la caída de la demanda o cambios en la estructura de la demanda. "Casi el 30% indicó que la disminución de la demanda de sus productos o servicios era una de las principales repercusiones a largo plazo de la pandemia para su negocio, mientras que más del 20% señaló cambios duraderos en la estructura de la demanda. Esto parece reflejar, en gran medida, la opinión de que algunos de los cambios en los hábitos de vida y de trabajo inducidos por la pandemia (en especial el aumento de la actividad y del consumo online, y el consiguiente descenso de los desplazamientos) se afianzarán", señala el documento.

Otro de los datos que resalta el guardián del euro es que más del 75% de los participantes estaba de acuerdo en que las lecciones aprendidas durante la pandemia incrementarían la eficiencia de su negocio y en que los cambios efectuados aumentarían su capacidad de resistencia.

Por otro lado, los encuestados creen que la pandemia cambiará el comportamiento de los consumidores a largo plazo y que es probable que ello se traduzca en un aumento de la concentración del mercado. En concreto, tres cuartas partes de los encuestados se mostraron de acuerdo en que los cambios en el comportamiento de los consumidores derivados de la pandemia afectarían a la demanda de su principal producto o servicio en el largo plazo, y más de la mitad cree que aumentará la concentración del mercado en su sector y que habrá más fusiones de empresas que salidas del mercado.

Otra percepción generalizada es que se frenará la megatendencia hacia la globalización (de hecho, la mayoría de los encuestados descarta diversificar más partes de la cadena productiva) y que la pandemia acabará teniendo un impacto positivo en la productividad, pero un efecto negativo en el empleo.