Información sobre vivienda y economía

Cómo se hace la declaración de la renta de un familiar fallecido 

El fallecimiento de un contribuyente no supondrá una causa de exoneración en la obligación de presentar la declaración del IRPF

Autor:

El fallecimiento de un contribuyente no supondrá una causa de exoneración en la obligación de presentar la declaración del IRPF. En este supuesto, son los herederos los obligados a efectuar la presentación de la declaración del IRPF del fallecido, tal y como señala Sergi Cebrian Burguete, socio de EY, en el área de People Advisory Services.

Dicha declaración deberá de presentarse en modalidad individual independientemente de su situación civil. Sin perjuicio de lo anterior, la unidad familiar podrá presentar declaración conjunta, aunque sin incluir las rentas del fallecido.

La referida declaración del fallecido deberá integrar todas las rentas devengadas en el período comprendido entre el 1 de enero y la fecha de su fallecimiento. Es relevante destacar que las cuantías del mínimo personal y por descendientes se aplicarán en los importes que correspondiesen, sin que deban de ser prorrateadas en función del número de días del período impositivo. 

Del mismo modo, el límite de la reducción de la base imponible por aportaciones a sistemas de previsión social, como por ejemplo las aportaciones a planes de pensiones, y el límite a las deducciones de la cuota no se verán afectados y podrán ser aplicadas, respectivamente, en sus importes íntegros.    

Por ultimo y, no menos importante, en relación con el resultado de la declaración, es reseñable indicar que, si la cuota arrojase un resultado a devolver, los sucesores del fallecido deberán cumplimentar el Modelo H-100: "Solicitud de pago de devolución a herederos. Si, por el contrario, el resultado arrojase un importe a ingresar, serían los herederos, los obligados a realizar el pago, con la posibilidad de fraccionar el pago de la deuda.